Archivo mensual: febrero 2007

¿ES UN BLOGGER AUTOCOMPLACIENTE?

Mensaje abierto al Sr. Alegría

¿LE PARECE AUTOCOMPLACIENTE?

Estimado Sr. Alegría,

He leído su artículo publicado el pasado domingo 25 de febrero, y no he podido mandarle un e-mail a la brevedad que hubiera querido porque (como ahora) estoy concentrado en mi trabajo como conductor y asistente de producción en TELURICA.COM, un canal de Televisión por Internet cuya fuente son los blogs… ¡Sí, blogs! Esos ejemplos de “autocomplacencia” que usted, desde su respetable perspectiva, siento que está desdeñando de un modo bastante inocente, por decir lo menos.

Porque, si bien usted de repente no está tan familiarizado con este “fenónemo de Internet”, parece que está encerrado en su torre de cristal o no ha averiguado lo suficiente como para darse cuenta que la trascendencia de un blog o bitácora de Internet puede ir más allá de lo que podemos imaginar. Y me incluyo en el “nosotros”, porque no dejo de sorprenderme de un suceso en el que yo mismo participo.

Usted cree que la trascendencia de un blog es, hasta el momento, muy local. Bueno, es cierto que es local. Proyectos de ley aprobados para la ciudad de Buenos Aires han surgido desde los blogs. Casos de plagios y sin citar fuente a blogs por parte ciertos periodistas en Venezuela han motivado que los “bloggers” (gente que escribe blogs) de ese país se hayan unido para protestar, consiguiendo que los medios los reconozcan. Aquí mismo ciertos periodistas en la prensa escrita y hasta televisiva han subestimado al blog, aunque no han tenido reparos en extraer información de los mismos, y cómo no, sin citar la fuente.

Sin embargo, cuando un “blogger” chino cuestionó la existencia de un Café Starbucks dentro de la ciudad prohibida en Pekín, o cuando un “blogger” egipcio fue reprimido sólo por opinar su desacuerdo con el gobierno de su país… ¿me creerá si le digo que miles de personas alrededor del mundo se han pronunciado al respecto en sus blogs? El gobierno de Bush ha pretendido registrar los blogs de contenido político, del mismo modo como otros gobiernos ya están preocupados que voces opositoras se puedan expresar a través de blogs.

¿No le parece que los blogs sirven para algo más que poner poemitas o destilar la bilis? Con todo esto creo que está resuelto el tema de que si los blogs son meramente localistas o no, que si los leen millones de personas o solo la gente del barrio, que si pueden tener peso. No se trata que cada blog sea leído por miles de personas, pero los blgos tienen una potencialidad en cuanto a calidad y alcance entre la gente que usted no debería subestimar. Si Vargas Llosa no escribe en un blog, eso no significa que otros literatos y artistas no puedan tener un blog con un contenido válido, incluso, de pasar a formar parte de una novela o algo por el estilo. Usted esta muy “autocomplacido” acerca de lo poco que es leído un blog con pretensiones literarias, pero no parece salir de eso.

De repente mi propio blog no sea muy contundente como prueba de lo que digo, pero para eso está Telurica.com (“Telúrica” es una palabrita que, hasta donde yo tengo entendido, odia Vargas Llosa). Y justamente me he encargado de dar noticias acerca de los “bloggers” y cómo han sido censurados o cómo se pueden hacer sentir. Allí tenemos un estilo poco ortodoxo de presentar las noticias, cuya fuente son los blogs, como ya lo mencioné líneas arriba. Es infomación más entretenimiento. No espero que entienda este programa de Televisión por Internet. Lo dudo por lo del “gap” generacional que le llaman. Esta es la cultura de mi generación. Pero lo invito a “bloguear”, lo invito a vernos, para que se de cuenta que hay todo un mundo de “bloggers” que está construyendo una red comunicacional distinta a las que usted ya ha conocido. Y verá que es más que “autocomplacer” la autoestima. Se dará cuenta que de ninguna manera es poca cosa. Se lo digo como actor, como conductor y como “blogger”.

¡Y siga blogueando!

Atte.

Roberto Cuba Palacios
conductor
www.telurica.com

PD.- Por si acaso, este mensaje está publicado también en mi propio blog: http://robertocuba.com

*Articulo original del Sr. Alegría (25 de Febrero de 2005):
http://www.peru21.com/Comunidad/Columnistas/Html/2007-02-25/Alegria0677697.html

Anuncios

Primero te casas y luego te enamoras…

Eso es lógico en una serie de sociedades agrícolas y de primera y hasta segunda ola… Pero no es nada descabellado meterle algo de ojo al asunto. Algunas de estas ideas están basadas en comentarios de algunos amigos y por alguno de Marco Aurelio Denegri, así que no se hagan los bienpensantes políticamente correctos y progresistas…

Primero, estas (“primero te casas…”) son relaciones que no se basan en la “pasión”, entendida como una suerte de impronta o arranque de “amor incendiario”. Si bien varios de estos compromisos son arreglados entre los padres de personas que pueda que nunca se hayan conocido antes, ya están lanzados al ruedo, y han de seguir adelante. Al darse cuenta que necesitan llevar muchos proyectos familiares juntos, algunos descubren el valor del compromiso como algo para un conjunto. Va mucho más allá de un tormentoso “noviazgo” que precede a un matrimonio, de esos en los que todo es felicidad hasta que se casan y se sacan los trapitos sucios, ventilando miles de defectos que no se conocían por inadecuada convivencia o falta de ella (en el sentido amplio del término). Algunos matrimonios arreglados tampoco han pasado por convivencia, pero por lo general los novios están adiestrados desde temprano para el momento.

Lo más cercano como solución puede ser uno de esos matrimonios cuyos miembros se han conocido en la oficina y han compartido proyectos comunes durante un cierto tiempo y han salido airosos. Esto de da en un período de convivencia: el haber estado guiados por metas comunes y demostrado su personalidad en varios aspectos positivos y negativos, es lo más cercano a haberse casado primero y conocido después…

Esto no es garantía que los matrimonios arreglados sean la solución a muchas cosas. Algunos pueden ser muy infelices y muchos caen en la rutina. Pero no está demás ver el otro lado del asunto.

Una bola de arroz…

Son lo máximo. Alla en Japón pueden formar parte de tu almuerzo o cena y son bien prácticas. Las hacen con arroz japonés (mochigome), el cual no se adereza al cocer ni se le echa sal, solo un tipo de vinagre. Por allí que de repente encuentras uno de esos (pregunta por el onigiri) en los restaurantes de comida japonesa o en alguna tienda de abarrotes japoneses… Que nostalgia!!!