Archivo mensual: octubre 2007

Rocky

Rocky debe ser la película oficial de muchas familias de clase media… o no tan clase media, pero que allí están. Le cae cursi a personas que no entienden el tema de la película. No lo pasan, y no los culpo. A mí me llama ver más ver a Sylvester Stallone que a Woody Allen, ¿y? Sé que fue controversial que Rocky ganara el Oscar, ¿y? No es algo para analizarlo racionalmente. Eso lo debes ver y emocionarte. Simple como eso, como ver a Boca jugando. Es el temperamento italiano (y latino también), que comparten en el fútbol Boca Juniors, Italia y Argentina. Tu hemisferio izquierdo no puede digerirlo, sólo lo comprendes con sentimiento.

A Rocky lo he visto desde que adquirí conciencia, y ni qué decir de su famoso tema. Ya mencioné lo de Rocky IV en el betamax de mi tío Paco, y llegué a ver Rocky Balboa porque no podía esperar más, aún a expensas de mi enamorada. Ni hablar del chiste de mi primo Martín (¿Para qué se va Rocky a una panadería…?)

Varias veces ha ocurrido que, haciendo zapping, hemos hallado Rocky de casualidad, en cualquiera de sus entregas, y todos hemos dejado de hacer lo que estabamos haciendo, desde mi abuelita Trini hasta mi hermanita Pilar, sólo para ver cómo sigue la película. Leandra suele escuchar “Gonna Fly Now” cuando está haciendo un diseño importante. Mis amigos, como Gustavo, se volvieron locos al ver mi CD original de Scotti Bros. con el Soundtrack de Rocky. Y nos vacila ese comercial de Pilsen Callao inspirado en el tema de Rocky, como música y como mensaje.


¿Porqué tiene ese carisma que identifica a muchos pujantes ciudadanos en todo el mundo? Creo que ese tipo de personajes es, definitivamente, arquetípico: El muchacho humilde que desea alcanzar algo, y por el que no das un centavo al inicio, pero que acaba ganándose a todos. Eso ya lo comenté antes. Mi padre ha visto el arquetipo en su primera juventud, encarnado en Pedro Infante como “Pepe El Toro“, otra saga de alguien que se hace boxeador para luchar contra la pobreza (en México, claro), y que me atrapa a mí también. Aunque, cabe recordar que el mismo tema se repite también en Marco mientras buscaba a su mamá; en la superación de Nino, el de las cosas simples de la vida; en Pinocho, deseando ser un niño de verdad… y todos son de origen italiano (eso del “Itallian Stallion”…), son católicos, morochos, flacos e incluso chatos, humildes, y en un inicio, débiles o desprotegidos, y cuando declaran la meta que desean conseguir, nadie cree en ellos. Sobre todo por eso. Sus chances se reducen a una en un millón. Pero superan todo, a veces por ser los más hábiles en su vocación, o, sin ser tan brillantes, lo logran por ser los más persistentes y corajudos en lo que hacen. No necesariamente ganan el trofeo, pero ganan respeto. O si ganan, sufren más de la cuenta. Demasiado, dicen. Ganan con desesperación, y con el corazón en la mano, pero logran, incluso, más de lo que han venido a buscar.

Váyanse a ver cuántos puestos en el mercado o comercios semi-formales tienen “Pepe El Toro” como nombre, o productos que se llaman “Rocky”, y verán porqué Sylvester Stallone está en el pedestal en el que está. Es el modelo de identificación ideal para cualquiera que haya pasado por eso. Muchos son de origen migrante, llegados a la capital en busca de algo, incluso de una razón de ser. Otros, que pueden ser sus descendientes o no, tienen otras metas, pero el inicio de sus carreras es similar: desde abajo. Te metes en algo proque deseas hacerlo, porque no lo consideras un hobbie más. Es tu medio de subsistencia y a lo que te quieres dedicar de lleno. A veces sientes que tienes la voluntad, pero no te arriesgas. Sin embargo, si te decides, cruzaste la línea de no tener chance alguna y pasas a aspirar a algo, aunque tu oportunidad sea de una en un millón (esa es la expresión). Tu chica no es precisamente un bombón, pero tiene su encanto. Tu gente hasta es oportunista en un inicio, pero se vuelve incondicional de tu causa. Eres católico, no muy practicante, pero sí devoto. Tu cabello natural es negro y tus rasgos toscos. Lo haces todo contra todos. Sólo te apoyan los tuyos. Y si le sacas lustre a tu barrio, te regalan una naranja en el trayecto y te protegen con su aliento. Entrenas como sea. Y quien te entrena hace que te duela cada gota de sudor que sacas, pero esa es tu cuota de pago a la gloria. Y si la soberbia no te consume, eres grande para siempre.

Adriiiiiaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan!!!!!!!

Esa gente existe. Le pasó a Raúl “Torito” Enciso, que aprovechaba su trabajo de cargador de bultos en el mercado para entrenarse, llegando a ser campeón. Le pasó a cada abuelito o abuelita que tuvo que trabajar duro, sacando a la familia adelante, a cada papá que llegó a donde nadie en su pueblo había imaginado llegar, a cada mamá que logró sus metas cuando nadie confiaba en sus capacidades. Pregúntenle a sus familiares. Alguno debe haber que haya pasado por eso. No es requisito para que te guste toda la saga de Rocky, pero cuando sabes que pasó eso en tu casa y que te pasó a tí también, no necesitas analizar tanto porqué vas al llamado de Rocky.

Ps 1.- El nombre completo de “Rocky” es Robert Balboa, y es católico romano, nacido en 1945. Ha sido inspirado en la historia real de Chuck Wepner, quien le aguantó los 15 asaltos a Muhammad Alí. Stallone lo vió y escribió el guión en tres días. El estilo de combate, sin embargo, está inspirado en el legendario italoamericano Rocky Marciano, el único campeón que se retiró invicto en la historia del boxeo.

Ps 2.-Corregido lo del hemisferio derecho por izquierdo, y ciertos links que acabo de agregar (18-10-2007)

Anuncios