Mirándome el ombligo: Picantes y el ají de la casa made in Metro

Metro, cadena peruana hasta hace poco (ahora pertenece a un grupo chileno) tiene sus cosas como cualquier otra empresa. Tiene buen servicio, de cuando en cuando -me parece- se le podrán escapar algunos lotes de productos algo desfasados, pero en general, cumple. Están en varias zonas, y yo ahora suelo hacer algunas compras en el que queda en Barranco, que me provoca sentimientos encontrados, pero el tema central no es ése…

Se trata del “ají de la casa” que venden en Metro. Si alguno tiene la experiencia de haber comprado salsas en alguno de los supermercados de Metro (la que venden a granel, de las envasadas con su tapa amarilla que dice “Metro”), y la ha saboreado, verán que, a diferencia del ají de casa de otros supermercados, el de Metro presenta un sabor muy agradable. No estoy haciendo propaganda, por si acaso, pero describo algo que me parece que les puede o les debe de haber pasado con ese ají de la casa: sentirlo adictivo.

Los que lo han probado habrán sentido el picor propio del ají, no tan fuerte como para rechazarlo, pero tampoco tan leve como para despreciarlo. Para ser de fabricación industrial, han balanceado bien los ingredientes. Tiene el toque de sal preciso, el color y aspecto se asemejan al de la salsa de ocopa y, por eso mismo, su contextura es así de cremosita, espesa y se sienten las hojitas de culantro. Wow! Lo puedes comer con cualquier plato. Y como no es fuerte, puedes incluso pensar en sacrificar gradualmente tus papilas gustativas si es que estas van a ser destrozadas lentamente por tan generosa asesina.

Todos los días en la oficina, a la hora del almuerzo, esperamos a que alguno de nosotros, el que haya ido a comprar cosas para la hora del almuerzo, no se haya olvidado del ají de la casa. Raúl Bastante, mi jefe, y yo, así como nuestros demás amigos, depredamos el pote de ají de la casa a cucharadazos. Esa costumbre nos acompaña desde que estábamos trabajando en Jesús María, y no pensamos cambiarla, al menos hasta que mis papilas se cansen de tanto gusto… pero es que se lo echo al arroz, a las papas, a los guisos… ¡Y todo le queda!!!

Yo no soy ni experto ni devoto de las comidas picantes. Paso, pero no soy hincha del ceviche, no soy conocedor de picantes, pero tengo dos manías al respecto: 1) Tomar una sopa hirviendo tras haber ingerido un poco de rocoto segundos antes y 2)Echarle el ají de casa de metro a todo lo saladito que me haya cocinado mi madre.

Ahora me van a querer pasar la factura mis papilas, je je je…

Anuncios

13 Respuestas a “Mirándome el ombligo: Picantes y el ají de la casa made in Metro

  1. Hola Roberto.
    Yo nunca he probado el ají de Metro. al menos por mi casa el Metro que hay es muy chiquito y nunca se me a ocurrido ir a ver que salsas tienen.

    Pero lo describes tan bien que ya me provoco. asi que la próxima vez que pase por Metro entrare y comprare y luego regreso acá para contarte mi experiencia.

    saludos!

    PD: a mi tampoco me gusta el ceviche.

  2. Tikki, The Unholy One

    La explicacion cientifica dice que el aji, rocoto y otras sustancias picantes, al irritar las papilas gustativas, hacen que el cerebro libere endorfinas para anestesiar el dolor. Dicen que los adictos a lo picante lo prefieren no por el picor, sino por la sensacion ke se produce despues ^^.
    El primer paso para vencer las adicciones es comprenderlas XD

    Saludos y… ahora salto al blog de tu hermana ^o^!

  3. Aji de la casa RULZ!!!!!!

  4. Buenazoooooooooo… el aji pues!

    Pero.. el aji de la casa Metro es igual al aji de la casa Wong??? … porque son dos casas distintas pero el dueño es el mismo…

    Anyway… el aji de la casa Wong es buenaso …tal cual lo describes es adictivo…

    Nota mental 1 :::tikki dio el toke culturoso … eso ke ni ke!

  5. Siiiii! el aji de metro es genialmente ricoooo!! cuando podemos lo compramos y lo comemos con galletas… o se lo hechamos a todas las comidas es riquisimo ese aji… ummmmm!!!

  6. Tikki, The Unholy One

    XD y eso ke detesto el aji =P… El toke culturoso digamos ke ha sido un “mini-post”, cortesia de mi blog XD
    Me siento extraño entre tantos adoradores del aji XD

  7. Roberto Cuba Palacios

    Yo tambien 😛

  8. roberto, yo conozco un gordo con cola de caballo, pantalón de esos de rayas como de brichero que venden en los artesanales y soberana panza, que todas las tardes se dirige a metro a hurtadillas de su familia. Ahí compra un pote chico de ají de la casa, sale haciéndose el muy digno, y cuando ya nadie lo ve y está lejos de las luces del supermercado, abre la bolsa, el pote, y se embute el contenido como si se tratara de PBC.
    el ají huacatay de metro tambien rockea.

  9. Ahora con posts culinarios …buena Roberto JAJAJA…!

    PD: me mire el ombligo “solo” pq se me cayo un poco de aji ahi -.- .
    xDDD.

  10. nunka habia leido tal analisis de este dichoso aji, lo cierto es ke conincido 100% sobre lo rico ke es, pero cuidado, no olviden que el super archi enemigo o archi nemesis del aji de metro es el aji de norkys ke no s ekeda atras y ke esta igual de bueno

  11. yo no compro en metro…. jajajaj que cagonaza!

  12. caraqueña catira

    Venezolana y amante del aji de la casa de metro! En estos momentos pagaria lo que fuera por subirme a un avion y llegar al metro de barranco para comprarme mi amado sanduche triple de palta huevo y tomate y bañarlo en aji de la casa! quien tenga la receta enviemela por amor a dios! una venezolana enamorada de lima

  13. Ingredientes
    Ingredientes
    2 cebollas medianas, peladas, y cortadas delgadas y al través, (no siguiendo las líneas)
    2 ajíes, con cascara y venas, sin pepas, cortados en rodajitas
    1/4 taza de leche evaporada + 3 cucharadas de agua
    1/4 taza + 3 cuchardas de aceite
    1 diente de ajo
    1 cucharadita de mostaza
    2 1/2 cucharadita de sal
    1/2 cucharadita de aji no moto
    1 cucharada de orégano
    4 hojas de huacatay blanqueado

    Preparación

    Las cebollas cortadas se lavan y se escurren
    en coladera;si es necesario se secan con papel de cocina o papel toalla.

    Se pone a calentar en una sarten las 3 cucharadas de aceite,
    cuando está caliente se añaden las cebollas y se baja el fuego.
    Remover constantemente para que no se quemen tanto la sartén como las cebollas mismas.
    Deben quedar transparentes lo que llaman caramelizadas.
    Tan pronto están listas, se retiran del fuego y se dejan enfríar.

    Una vez frías, se ponen en la licuadora, se agrega el ají, la mitad de la leche ya terciada con el agua, sal, mostaza,
    diente de ajo y aji-no-moto y se licua (de preferencia en licuadora de 12 velocidades)
    en velocidad 2, hasta formar una mezcla homogénea, después se incorpora el orégano, el huacatay; y el resto de la leche
    y el aceiter como si de una mayonesa se tratara a velocidad 4 hasta terminar y alcanzar la consistencia típica

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s