Archivo mensual: febrero 2008

Busco Esposa

Sí, digamos que estoy en ese plan.

Nota: El título del post trata de mi inquietud de buscar esposa. Pero de taquito, comentaré sobre los blogs que “buscan pareja”…

“Busco esposa”. Vaya título más original para un post, y no debo de ser el primero en titular así a un artículo. Todo el mundo habla de los blogs de El Comercio, todos comerciales y harto artificiales en su concepción. Y no es que otras personas perciban lo mismo también, pero vamos: Estás en El Comercio, que con todo te asegura harto tráfico como para que muchas personas al día puedan detenerse a revisar algo por allí, y claro, con unos botones muy oportunamente titulados, puedes creer que estás ante una versión local de Match.com o algo… Y te encuentras con esas cosas de “Busco Novio” y “Busco Novia”. Y por cierto hartazgo es que no los leo. Apenas los probé y no me jaló mayormente la atención. Y encima te encuentras con varias ciertas personas que te recomiendan ambos blogs como si fueran el non plus ultra de los blogs personales. Bueno, tienen su calidad, pero como digo, no me atrae leerlos.

Ahora, eso de que busco esposa…

Es una inquietud que me asalta desde hace un tiempo. Bueno, es esa y la de ser papá. Sí, ya expuse que soy un inmaduro con muchas cosas por hacer. Y el tren de vida que llevo me descalifica para ser un esposo dedicado y menos un padre responsable. Lo tomo con tranquilidad, pero una cosa no niega a la otra. Teniendo contradicciones, esta la de tener pareja de por vida (sí, de por vida) es una idea que se aparece en mi mente, como si la trajera el viento. Y de hecho, sé que tendré, al menos una o dos parejas más antes de encontrarme con la horma de mi zapato.

¿Quién podría calzar la zapatilla de cristal?
(vaya complejo de príncipe de cuento, como si no los hubiera interpretado en teatro para niños…)

Podría poner mi anuncio así:

//www.proyectotrama.org/00/BANCO_DE_DATOS/PROYECTOS/Proyecto-Felipe/muneco-de-torta.jpg” porque contiene errores.

BUSCO ESPOSA. Joven en camino a ser profesional en la actuación y los medios, con sueldo superior al mínimo pero con muchas ganas, creativo, friki, alegre, infantil, sensible, nervioso, juguetón, apurete, vehemente, impulsivo, inmaduro, dormilón, algo machista, bromista, sarcástico, medio colérico, tardoncito, medio hipocondríaco, figuretti, algo supersticioso pero que se considera igual católico romano y laico, soñador, ambicioso; que le gustan los idiomas, los deportes, los bailes, el Dance Revolution, figuretear, ver futbol, salir a tomar cuando tiene clases la mañana siguiente, loco por el cine comercial, la TV comercial, los dibujos animados gringos para niños, los animes, la lucha libre, ir a la playa, tomar helado, etc… BUSCA una buena mujer, joven, inteligente, guapa, de buen cuerpo o que le guste la actividad física, sana y responsable (que eso buscan todos), pero por sobre todo, que comparta y/o que entienda varios de mis gustos, de mis metas y sobre todo, de mi modo de pensar, sentir y proceder, que sea comprensiva con mis defectos, que sea proyectada, que sea creativa, con mucha imaginación, con locura para sacar cosas de la nada, que sea valiente, que sea artista, que sea quemada en sus ideas, que sienta al dar un abrazo, que quiera conocer más del mundo, que sea atrevida para robarle alegrías a los días, que tenga pasta para ser madre.

Y eso aparte que le guste bailar Dance Dance Revolution, cocinar e ir al karaoke…

Tendría que ser alguien que sintonice con la mayoría de mis frikadas, o sea, la mayor parte del tiempo. Y por eso apunto algunos de mis defectos (los malos) y “defectos” (cosas que puedan no serles agradables a algunas personas, aunque no impliquen maldad alguna). Es una verdad que en el proceso de atracción uno oculta sus males, y a su vez, una persona enamorada tiende a minimizar los defectos del ser amado. Pero ya saben algunos de los míos. Una pareja no termina nunca de conocerse, pero por lo menos me expongo un poco más.

//users.servicios.retecal.es/jomicoe/matrimonio2.jpg” porque contiene errores.

Es extraño, es lo mismo que cantamos toda la vida con eso del “Arroz con leche, me quiero casar”, y uno desea alguien que se aproxime más a uno mismo, y a su vez uno busca lo que cree le falta. De allí que haya puesto varias cosas que me gustaría ver en alguien con quien voy a compartir todo lo que me queda por vivir (en teoría) y con quien voy a procrear y criar uno, dos o varios ciudadanitos más en este planeta. A considerar:

  • Supuestamente el físico no importa. Bueno, a mí sí. Para empezar, preferiría alguien que pueda bailar, correr, nadar y demás cosas, con una energía casi infantil. Ese es un detalle que aprecio, pro lo mismo que baso parte de mis actividades en la expresión física. De allí se puede desprender que prefiero las jóvenes delgadas o de contextura promedio, pero con cuerpo para darse volantines, artes marciales, correr, etc. Pero bueno, vamos a ver. ¿Guapa? ¿Y porqué no? ¿Hay una ley que diga que las mujeres guapas no pueden ser buenas parejas? Bueno, quizás también tenga que darme algún arreglo, no sé, rebanarme la nariz o hacerme una lipo 😛
  • ¿Personalidad? Animosa, alegre, creativa y positiva, que crea en la vitalidad y en la imaginación.
  • Prudente, pero que no sufra con eso de “es que me da vergüenza”. Con personalidad, que no se sienta menos que nadie pero tampoco que se jure la última chela del tono. Que se dé su lugar y que mire siempre hacia adelante. Al menos mi madre y mi abuela son así. Por allí puede ir la cosa…
  • Pero eso sí. Así como no las busco racionales en extremo, tampoco me gustaría estar metido con gente que lo vea todo “exótico” y colorinche. Menos si le “apesta” todo. Y mucho menos si no aprecia el contacto con la gente. Vengo de un mundo en donde hay una conciencia de mercado… pero de mercado de barrio!!!!! Ya pues, yo nunca he sido palomilla en el barrio, pero por lo menos sé que era eso que se está perdiendo.
  • Ahora, varios karmas tengo con respecto a las chicas con las que estuve o quise estar. Una cosa fea ha sido cuando me he portado mal, y no por infidelidad, sino por ser atorrante y no darles la atención que merecían. Más grave es no poder corresponder a alguien que realmente lo quiere a uno. Pero algo que es aún peor puede ser tener a la persona ideal enfrente y uno ni darse cuenta, sino hasta años después de haber sabido algo por ella. Si eso de algún modo origina el retraso de la llegada de mi media naranja, aceptaré con calma. Pero no quiero sufrir más de lo necesario. No quiero arrepentirme como “victimario” ni sufrir como “víctima”.
  • Y obviamente, culta. O por lo menos que tenga cierta cultura general. Pero como además soy bien quemado, si sabe qué es Star Wars, estaré más tranquilo…

Quisiera casarme joven y tener mis hijos joven. Tengo mucho por dar. Y mucho por aprender. Quien se arriesgue, ya sabe algunos de virtudes y de mis defectos que están incluidos en el paquete.

//www.theministryoftransition.com/images/cat-wedding-cake-topper.jpg” porque contiene errores.

Nota: Aclaro, por si acaso, que son inquietudes, pensamientos, ideas que me revolotean de cuando en cuando la cabeza… Estoy pensando en voz alta.

Anuncios

Young forever

el-ocaso-de-un-imperio-p.jpg
(Dibujo de Alejandro Goldzycher)

Quisiera tener la dicha de morir sin envejecer“. (José Ingenieros)

No quiero llegar a viejo.

A veces pasa el tiempo y me doy cuenta que es tremendo ser joven todavía y poder correr con todas tus partes enteras. Poder correr el riesgo de lesionarte y recuperarte. Y me imagino que ser padre joven debe ser aún mejor, porque puedes compartir más tiempo con los hijos cuando ellos más lo necesitan, correr con ellos, jugar con ellos, ser amigo de ellos. Incluso, sería genial ser abuelo y poder cargar a tus nietos y poder responder el algo a toda la energía que ellos te den.

Claro que aún hago patente el derecho que tengo de retar a los demás, de faltarle el respeto a las circunstancias cuando me propongo algo, de ser contestatario. Aún puedo ejercer el derecho a equivocarme y a reivindicarme. Puedo ser todavía el joven incendiario.

No digo que esas cosas no se puedan hacer de “anciano”. Yo estoy rodeado de personas de la tercera edad desde que tengo conciencia. Y todos los “viejos” que me han guiado y me guían hasta ahora parecen burlarse de su edad en cuanto al estado de ánimo: todos siempre me han demostrado vitalidad, como si cantaran todos lo del “joven aún”…

De llegar a viejo (pues no puedo decir “de esa agua no beberé”), Dios quiera que pueda llegra a ejercer la madurez como lo han hecho todos mis mayores: con vitalidad.

Pero creo que lo que siento va aún más allá.

Me siento tan inmaduro y tan alumno, tan conchudo y tan impulsivo todavía que desearía no envejecer. Y no se trata de cuántas veces a la semana salga de juerga ni si prefiero o no la música del recuerdo. Aún tengo cosas que hacer y que las disfrutaría solamente si las consigo en plenitud de mis facultades. Pero tan embebido estoy en hacerlo de joven que no me quiero imaginar de anciano y no haberlas cumplido. Soy un joven incendiario en muchos aspectos, y no quiero llegar a ser un “viejo bombero”. Ideológicamente puedo estar prevenido para lo de “bombero”, pero lo de viejo no atraco.

Ser un viejo “respetable”, que mire con mesura las cosas NO es un papel que quiera reservarme para mí. No quiero desgastarme en el limbo de la falta de facultades. No quiero ni imaginar siquiera en que la vejez biológica y hormonal ablande mi carácter. No quiero vivir pensando en evitar riesgos y ahorrarme la fatiga. No me interesa demostrar mi juventud siendo un héroe de discoteca. Quisiera ser un héroe de verdad, a pesar de todos los defectos que aún manejo.

Y me alucino si todos viniéramos con una fecha de vencimiento. Quién sabe si así sacaríamos a nuestra especie un poco más adelante. Pero hay una cosa cierta: para vivir se necesita más valor que para morir. Te matas para huir de tus problemas. No me gustaría eso. Me gustaría poder resolverlos todos paa poder morirme tranquilo. Me gustaría encontrar al amor de mi vida, por ejemplo, y poder vivir con esa persona a toda intensidad. Por eso odio muchas de esas historias de amores frustrados que se reencuentran años después y en las que sólo atinan a darse un tímido beso como una “tarea pendiente”. Salvo algunas que pueden ser amor del bueno, las más que he visto o leído siempre tienen ese mediocre tinte de “la tarea pendiente”. Y tampoco quiero eso.

No se cuántas personas atinen a leer esto. Sé que no serán muchas. No me voy a suicidar, por si acaso. Pero ojalá no vean a un Roberto sin vitalismo al cabo de 50 años o incluso al cabo de 10. Eso sería mucho peor que estar muerto.

Para entender coreano… ¡Coma queso!

Ahora que hay cierta onda con los grupos pop Made in Korea por estos lares, yo quiero contribuir con la gente que desee entenderlos. Para este propósito, me valgo de una animación flash que encontré en Youtube, en el canal de Shamankaro, y animado por Helsic y subtitulado por él y por Rukia (tal cual sale en los créditos), tomando como base el tema “U” de Superjunior (el video original aquí), y que… está como si lo oyeras en español 😛

¡Coma queso!