Archivo de la categoría: japon

Kinki Kids cantando Flower

KinKi Kids – Flower

En este momento estoy escuchando “Flower”, un tema de los “KinKi Kids” (dúo de Jpop conformado por Tsuyoshi y Koichi Domoto) que sonó fuerte en el verano de 1999, en Japón (ellos siempre sacando muy buenos temas de verano hasta donde recuerdo). La verdad, nunca creí que iba a sentir el verano japonés de nuevo, a pesar son kilómetros, años y centígrados de diferencia. Recuerdo cosas de allá como si hubiera sido un sueño, y de esto ha pasado mucho más que varios años. No he visto la NHK en mi casa durante 5 años, cosa que acabó hace dos meses: No tendría tiempo ni para verlo. No converso en japonés desde la última vez que me encontré con Nakandakari Sensei cerca del Centro Cultural, camino a casa. Ya ni siquiera veo anime para ensayar. El Telúrica Japan Edition nos dió a Leandra y a mí la chance de practicarlo con todo. No me habia sometido a un nivel de exigencia tal desde la época de los concursos de oratoria. Y ciertamente, Leandra y yo agradecemos esa oportunidad.

Y después de todo lo pasado, con años de ansiedad por ir, por no ir o por regresar… sencillamente me parece que todo ha sido como un sueño. La cuestión del viajar a Japón es algo que no suelo comentar con la gente. No me parece tan relevante mencionarlo, a diferencia de 1998, cuando estaba muerto por decirle a todo el mundo que estaba aprendiendo japonés.
En esa época sólo estaba estudiando en INICTEL y ni siquiera estaba seguro qué quería hacer en la vida. Quería conseguir algo pero no quería pagar el precio, a menos que me super-interesara, como el idioma japonés. Eso me llenó muchísimo. No habré sido un gran alumno, pero me esforzaba bastante. Entonces me interesé por el Jpop, cosa que los jóvenes nikkei, el incipiente colectivo de otakus que se manifestaba en ese momento y los reducidos y “locos” estudiantes de idioma japonés llegaban a comprender. Y con lo poco o mucho que sabía, llevaba mejor los rankings de música japonesa que los que pasaban en la radio local.

Aprendí a comer con palitos cualquier plato, aunque tuviera en frente un churrasco con papas.

Cuando regresé me deprimí. Eso era normal. Cuando pasé meses procastinando, o como decimos en Lima-Perú, en “plan webing”, mi salvación vocacional y psicológica fue aprender otros idiomas. Después de pasar por las aulas (no dije que hubiera acabado, sólo que he pasado) de la universidad y llegar al punto en el que estoy ahora, creo que si hubiera agarrado una beca al Japón para estudiar años o si me hubiera quedado allá, no hubiera llegado a la tranquilidad que tengo ahora: Hubiera perdido la chance que tengo ahora de haber hecho teatro y de hacer todo lo que ahora me define como “Población Económicamente Activa”, “Actor en proceso” y “estrella de tv” (cuándo no tú, Ocram 😛 ).

8 años se han pasado volando, y ahora me siento más joven. Aunque claro, mi conocimiento en Jpop ahora se reduce a fines de los 90 🙂