Archivo de la categoría: personalmente

Hace 6 años… Italia, Fútbol y Teatro

Hace 6 años exactamente que comencé de manera “oficial” mi carrera actoral. Es decir, ya había hecho un par de obras antes y llevado talleres, pero recién a los 25 años tomé la decisión de convertirme en actor. Algo tarde para algunos, algo temprano para otros, pero la cosa es que decidí hacer de esto mi modo de vida, cosa que potenció también mi aspecto como realizador audiovisual.

El 9 de Julio ha sido una fecha muy especial y se dieron dos eventos que asocio conjuntamente en mi memoria: Italia se coronaba Tetracampeón del mundo en Alemania 2006, en la final de los penales. Eso se televisó temprano por la tarde, cosa que para las 6 ya estaba en el hoy difunto (pero aún derruido) Teatro Montecarlo, para debutar en el musical “Acompañame”, dirigido por Joaquín Vargas, y donde me desempeñé como bailarín, dirigido por el gran Miguel “Cocoa” Huamán, y tuve un pequeño rol como “joven bienvestido” en el segundo acto. A partir de allí creo comenzó mi carrera propiamente dicha. Por eso considero que ha sido mi debut tal cual como actor.

Fue genial haber ido con toda esa buena onda. En la Final del Mundial mi Mamá, Mi Abuelita, mi hermana Pilar y yo estabamos hinchando por Italia (sangre llama a la sangre que le dicen). Después de lo de Zidane y Materazzi en goles, en lo del cabezaso y el penal fallado de Trezeguet, vino el último gol de Fabio Grosso y estallé de felicidad. Mi mamá y mi abuelita estaban con la euforia de ver a Italia Campeón.

Definitivamente no tengo la idea de celebrar mis “10, 20, 50 años de vida artística” ni nada de esas cosas, pero sé que cuando llega Julio por estos días, me acuerdo que salí de casa lleno de felicidad por ver a Italia Campeón del Mundo para bailar y actuar en una obra a todo dar 🙂

¡Qué lindo punto de partida!

Anuncios

Acoso laboral, telefónico, ciberacoso… ¡COMBÁTELOS!

https://i1.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/a/a8/Ciberacoso.jpg

¡Feliz Año Nuevo 2011 para todos!

Este es mi primer post en mucho tiempo, y quiero aprovechar la ocasión para compartir con ustedes una situación muy fea que me está ocurriendo desde Junio de 2009: Acoso, en sus variantes de acoso telefónico y “ciberacoso“. Sin embargo, hace tres meses he optado por combatirlo de la manera más efectiva: NO cediendo a la provocación. El acoso sigue, pero ya no sufro.

¿Pero cómo así es que se los comento?

La historia es así: desde Junio de 2009 he venido recibiendo llamadas anónimas muy agresivas, con una voz llena de cólera diciendo cosas feas sobre mí y sobre mi labor como actor y productor independiente, insultándome y pretendiendo decir que me “conoce”  y que me va “a sacar la m…”, además de hacerlo repetidamente y a horas diversas, en especial, a medianoche. Esto ha causado consternación en mis amigos y en mi familia. He tenido que cambiar de número y, no exagero cuando digo que aún me preocupa cada vez que veo un nùmero no identificado llamándome.  Antes me dolía muchísimo y me ponía harto tenso. Tenía la duda de si responderle o no, ya veces escuchaba sus mensajes. En otras ocasiones traté de contestarle con su mismo lenguaje a ver si se callaba, pero su acoso no se detenía. De hecho, todavía no se ha detenido, pero sólo hace poco  entendí que el acosador n0 tiene ningún derecho sobre mí.

Estos elementos están presentes en el ACOSO TELEFÓNICO, en el ACOSO LABORAL y en el CIBERACOSO, entre otros tipos de acoso como el Bullying o Mobbing. Esto es una forma vil y baja de maltrato psicológico que no se la deseo a nadie. Lo malo es que nadie está libre de ser víctima de estos atropellos. Pero hay estrategias para afrontarlos. Aquí les detallaré algunas situaciones y cómo abordarlas de la manera más sana.

-Este acoso conlleva sensaciones tales como la preocupación de que sea alguien del entorno cercano, o por lo menos de un conocido. Eso es lo más probable, tanto en mi caso como en el de la mayoría. Por ejemplo, el acosador me decía que me conocía desde el colegio, aunque su tipo de insultos tenía que ver con el ámbito artístico y todo en lo que hago actualmente, por lo que debe ser alguien que me haya conocido en el teatro. Obviamente uno se siente casi paranoico, y puede sembrar cierta desconfianza. Para este tipo de cosas, a la par de ir descartando quién o quiénes podrían ser, busca apoyo en gente en la que realmente puedas confiar. Usualmente los insultos y amenazas incluyen cosas como “nadie te quiere”. Nada más falso. Más bien, recuerda que eres apreciado y querido por tu familia, amigos. Siempre habrá gente que necesite de tí. Esto se relaciona estrechamente con el siguiente punto.

-No caigas al chantaje del sentimiento de culpa. Si te acosa es por algo malo, pero por algo malo que siente esa persona. Por ejemplo, una de las primeras preguntas es “¿a quién hice daño para que me hablen tan horrible?”. la respuesta es: que no te invada la sensación de culpa. Eso es lo que hace que aceptes cualquier castigo como si te lo merecieras. Tú no eres culpable de nada, menos aún de algo que ni siquiera sabes si lo has hecho o no. Si quien te acusa no se revela quién es, entonces, haz de cuenta que, efectivamente, no le debes nada. Y por último, “perdonar es divino”, y se acabó.

Nunca le des validez a cosas horribles que te digan, menos aún si no sabes quién es. El acoso en el trabajo, en el colegio, por teléfono, etc. suele ser anónimo y cobarde. Nunca te dirá realmente quién es. Dirá varios nombres o no dirá ninguno, pero no quien realmente es. El acoso puede venir en grupo, y nadie se hará responsable. Te llaman de teléfonos anónimos, mandan mails con diferentes cuentas y te dirán el mismo mensaje. Pero nunca, nunca le des validez. Porque, si quien te acosa no revela quién es, entonces, es un “señor nadie”. NO TIENE AUTORIDAD. La única persona que tiene autoridad sobre uno es uno mismo.

Las frases típicas de su repertorio son tipo “te odio”, “tu trabajo es una basura”, “no vales nada”, etc. Te las puede decir por teléfono, mandar por mensaje de texto, por mail o dejar comentarios con diversas cuentas en tus redes sociales, videos de youtube o canciones en myspace, etc. Si te incomodan, no le des crédito. Una opción es que las guardes como prueba en caso puedas demandarlo. Otra opción es que las borres y ya está. Ambas son válidas; todo es válido  mientras te sientas cómo tú, no el que mande esos mensajes.

-Por cierto, una de esas frases es “yo te conozco $%”·”&·%$”. Esa actitud de “oye, a tí te hablo” es para intimidarte y hacerte creer que tiene control sobre tí, como un fantasma del cual sabes que existe, que sabe todo de tí pero que no puedes contra él porque no lo conoces. Del mismo modo, en el trabajo o en el colegio, muchas veces los ataques son para hacerte sentir que pueden cagarte, literalmente, porque “te conocen”. Lo dicho: no ceder.

NO PISES EL PALITO. No respondas. En nuestra cultura, mucho se exalta el no quedarse atrás, el no estar callado, y somos muy fácil de provocar. Con eso buscan que uno pise el palito y caiga en un círculo vicioso, como estar en la duda de “no me dejo y respondo”, pero a la vez de “no quiero sufrir”.

El mecanismo parece sencillo: Cuando uno es provocado por alguien, se ofusca. Y si el acoso es anónimo, peor va a ser la confusión. Eso se mezcla con la cólera y la indignación, que pueden ser naturales hasta cierto punto. Entonces uno quiere responder. Pero si no sabes quien es, te preocupas más y más… Allí es cuando te sientes incapaz de resolver esa situación. Por lo tanto, te frustra, te sientes débil y eso va minando tus capacidades. Por eso no hagas caso de un acoso anónimo. Y si te acosan en grupo, es que es OBVIO que no pueden atacar uno por uno.

-Y de pasadita, si alguien en la calle te provoca, tampoco sigas el juego, porque nadie ataca si no es para salir ganando. Algo debe haber por allí. Si alguien te dice “gallina” o “maricón”, no seas fosforito. Además, no te llamas así. Si dicen “oye tú, el de rojo”, tú simplemente piensa “conmigo no es”. Punto.

-A mí me ocurrió que he tenido que cambiar de teléfono celular y hasta de mi casa. Con meter a mi casa, metió a mi familia, y eso ya pasó del límite. Pero aún así, no pierdas el control de tí mismo. Este tipo de persona, si quiere hacer el mal, lo hará de todas maneras. Cambiar el fono es prudente, pero si sigue, no te compliques y no caigas en su juego. No tienes que cambiarte de identidad sólo proque a un tipo con problemas mentales se le metió en la cabeza que con matarte psicológicamente va a poder compensar su incapacidad.

-Ahora es más sencillo ubicar el número de una persona. Lo más sano es, simplemente, no hacerle caso y no tener que escuchar todo su rollo. Lo que quiere es que lo escuches. Pues no lo hagas. Y si te dice “oye, porque no me escuchas”, simplemente piensa que no te da la gana. Si fuera gente, te diría lo que piensa de tí frente a frente, pero no es el caso. Entonces, que no fastidie.

Perfil del acosador: Este tipo de cosas se da muchas veces porque el acosador, en verdad, padece envidia, así pretenda decir lo contrario. Usualmente ocurre porque se siente inferior. Si te parece que esto es muy usado y bla bla bla, simplemente piensa que el modo cómo te acosa es proporcional a su grado de envidia. Por ejemplo, si te acosan en tu trabajo es porque tu mod0 de hacer las cosas es diferente. Si juegas bien al fútbol, de hecho los más troncos te van a querer bajar a patadas. Si eres buen contador, los más flojos van a sabotear tu trabajo poco a poco. Si eres buen actor, los actores pésimos dirán por lo bajo que eres malo. Si eres buen alumno, los que están con riesgo de jalar te van a querer hacer caer de algo. Si eres autosuficiente, los arrastrados te dirán y harán cosas horribles para desmerecer tus trabajos, incluso a tus mejores logros.

Si quieres una voz autorizada para definir el perfil del acosador, aquí te va, puesto que son personas…

” resentidas, frustradas, envidiosas, celosas o egoístas, teniendo uno, o varios o todos estos rasgos en mayor o menor medida. Están necesitadas de admiración, reconocimiento y protagonismo y lo que quieren es figurar, ascender o aparentar, aun cuando simplemente deseen hacer daño o anular a otra persona”.

(Pedro Rodríguez López. “El Acoso moral en el trabajo”. DIJUSA, 2004)

No te calles. Cuéntales y comparte lo que pasa. CONFIA  EN TUS AMIGOS DE VERDAD. CONFÍA EN TU FAMILIA. Sonará algo extraño, pero no hay nada peor que creerse desarmado y desolado. Lo que buscan es que abandones lo que haces bien… y te sientas destruido.

Ahora, un elemento importante es el perdón. Esto no quiere decir que no tenga que pagar por lo que hace. Pero que sea por lo que hace, no por quien es. De hecho su proceder está equivocado, y por sus características psicológicas, quizás ni siquiera sepa realmente el daño que está haciendo. Pero uno no tiene que dejarse consumir por el rencor. Y ojo, no tengas vergüenza en buscar ayuda profesional. El maltrato psicológico es un problema como cualquier otro.

Uno tiene ciertos derechos: derecho a ser tratado con respeto y dignidad y a hacerlos valer. Si alguien vulnera esos derechos, protégelos. Esos son tus derechos asertivos y son tan tuyos como que eres dueño de tu destino, de lo que sientas y de lo que quieras hacer.

Recuerda también que pueden haber varias maneras de resolver un mismo problema. Además, para que pague su culpa, están los procedimientos legales. Si tienes pruebas contudentes de quien es y lo que hizo, de hecho que la ley estará contigo. Si aún no sabes quién es, igual, no te presiones. Que él o ella se presione solo o sola. La razón de ser de un acosador es que su víctima se suicide moral y psicológicamente. Pero si no puede conseguirlo, quien terminará mal será él, no tú. Si no puede resolver los problemas con uno frente a frente, entonces no los ha resuelto con él mismo.

Si necesitan links, éstos les pueden ayudar como me ayudaron a mí:

El Blog del profesor Iñaki Piñuel

http://acosopsicologico.blogspot.com/

Wikipedia aqui es bastante útil

http://es.wikipedia.org/wiki/Acosador

http://es.wikipedia.org/wiki/Ciberacoso

Y algunos más:

http://www.acosomoral.org/indexpi%F1uel.htm

http://robertocastroboniche.blogspot.com/2006/02/mobbing-perfil-del-acosador.html

http://www.psicologia-online.com/ebooks/riesgos/capitulo5_8.shtml

En especial,recuerden que todos tenemos DERECHOS ASERTIVOS que podemos ejercer:

http://www.psicologia-online.com/colaboradores/jc_vicente/derechos.htm

Yo no soy famoso todavía y ya tengo un acosador… Creía que sólo las estrellas tenían gente acosándolos. Bueno, ahora estoy en ese club. Si alguna vez saliera en E! Entertainment, ya tengo para comentar una historia de famosos de cuando todavía era “misio”.

¡LA VIDA SIGUE AMIGOS, Y SI ES PARA ALGO BUENO NO SE DETENGAN!

¡ QUE TENGAN UN FELIZ AÑO NUEVO MMXI !

DX… ¡Esa es la actitud! XD

Los rankeados ya opinaron… y yo opino.

Ahora yo digo…

Yo digo: ¿vale la pena hacer cine en el Perú? Es una locura, pero es alucinante. Prefiero hacer cine que meterme a un banco con un terno, chantajeado por la necesidad de dinero en mi casa. Sé que yo y todos los directores, productores, actores y técnicos lo disfrutan haciéndolo, aún sabiendo que la apuesta es dura y difícil. No tienes ni el auto, ni la casa, ni la cámara ni una vara que te apoye aquí, porque estamos en Perú. No te alcanza ni para comprar Montana, pero a veces piensas que no estaría mal fumar Malboro de cuando en cuando. Llegas con deudas a fin de mes durante varios meses. Pero como diría mi abuelo… nah… mi abuelo no lo decía pero siempre disfrutó lo que hacía.

MICHAELS!

El apellido más rock’n’nroll que conozco, por encima de “CUBA” (cosa que hasta Fidel Castro debe estar reconsiderando). Definitivamente, el apellido más rockn’n’roll que sepa es… MICHAELS!!!!!

Y lo digo por dos hombres a los cuales me gustaría alcanzar alguna vez: Bret Michaels y Shawn Michaels.

Es un hecho que ninguno de los dos nació con ese apellido,sino que es parte de su “stage name”, y con ello se hicieron famosos y construyeron su identidad ante todo el mundo. Pero no me importa. Si alguna vez pudiera ser una estrella de rock y escoger con qué nombre pasar a la eternidad, incluiría un apellido como “M-I-C-H-A-E-L-S”. ¡Es que no hay apellido más rock’n’nroll sobre la tierra!

Primero, hablaré sobre el bueno de Bret. Nació como “Bret Michael Sychak“, pero se hizo conocido como vocalista de POISON, con el nombre de “BRET MICHAELS“, con su pléyade de groupies, sus fotos inyectándose insulina pareciendo otra cosa (un pequeño roce con el otro mundo, propio de un rockstar), su pelo largo y su actitud de pleno desenfado. Es alucinante su participación en “Rock of Love“. Pucha, cuántos no desearía tener apenas un poco de su fama y su sensatez para decir con quién quedarse y cómo comenzar su siguiente temporada en el reality. Wow! Sería poco menos que genial ser anglosajón y escoger un apellido así para su nombre artístico. Pocos pueden igualar un apellido así: Haggar, Van Halen, Bon Jovi… Pero si escoges para tu nombre algo que suene a ROCKSTAR, pues tienes que sonar como a ROCKSTAR. Y eso es lo que suena un “MICHAELS“.

Y aquí entra Michael Shawn Hickenbottom, a.k.a “SHAWN MICHAELS“. Pucha, quizás el luchador con quien más me he identificado en toda la historia: delgado, bajo en estatura comparado con otro monstruos de la WWE, técnico (dominador de las bases elementales y secretos del wrestling) pero, sobre todo, picón. Sí, picón, que no se da nunca por vencido, que nunca da un “me rindo” por respuesta, aún haciéndole el job a otro, que siempre vendió cara su derrota y que siempre ha dado grandes momentos Wrestlemania a todos. Perderme su última pelea en vivo es algo que hasta ahora no puedo perdonarme (bueno, estuve con una chica, pero nunca será excusa suficiente ante la despedida de un grande). Pero al menos vi una de las más grandes peleas de TODOS los Wrestlemania en vivo y en directo frente a Undertaker en Wrestlemania  XXV. ¡Wow! Y su último match fue un reflejo de los que nos gusta a los chicos que siempre quieren ganar y nunca perder: morir peleando, a lo macho, encarándole a su verdugo para luego salir del ring en medio del respeto absoluto por su entrega. De hecho su imagen pública fue un reflejo de su vida personal: antipático por momentos, impulsivo en otros, corajudo, hombre de familia ya más maduro, pero, sobre todo, un luchador en cuyo diccionario nunca estaba la palabra “perder” y que siempre ganaba por algún detalle polémico, pero nunca exento de técnica. Y por supuesto, bajo un stage name como “MICHAELS”. No en vano integró “The Rockers” en los 80’s.

Intrínseco a que suene bacán en cualquier idioma (porque lo es), “MICHAELS” debería ser un apodo digno para cualquiera que desee llevar el rock como insignia. Por lo tanto, debería vivir como tal, como un ROCKSTAR, de la manera más plena, llena de violencia, vicios y sexo en el escenario. No menciono las drogas porque drogarse arranca desde que uno fuma o toma. Y eso, en un rockstar, es muy, pero muy probable.

Quizás la única profesión que pueda compararse con la de un rockstar sea la de un actor, porque comparten virtudes y vicios parecidos. Sin embargo, el ROCKSTAR tiene un glamour que pocos actores pueden igualar, ya que ser un ROCKSTAR implica un peso distinto al intérprete teatral o cinematográfico, puesto que, creo, está destinado a ser un canal PERMANENTE de la conexión entre el artista, el público y “eso” que se suele denominar como “mensaje”. Aquel que desee cargar algo similar al ROCKSTAR deberá cargar con un peso similar, puesto que, ante su público, habrá de darlo todo de sí, vivir al máximo lo que significa ser un “canal” entre el público y la música, ejecutando lo que se llama “virtuosismo”, o lo que da lo mismo, técnica estudiada y ejecutada a plenitud, con conciencia de lo que se hace y que se disfruta haciendo por la técnica en sí. Pero, sobre todo, ser un ente que sea la personificación misma del DESEO. No hablo del “deseo” por algo así nomás. Simplemente es el “deseo”, que es como el “poder”, y que uno debe asumir como un pesado caballo al cual pretenderá manejar, pero que a la  larga terminará manejándolo a uno.

Cargar con algo similar a ser “ROCKSTAR” sólo implica vivir como un “ROCKSTAR” o emular al “ROCKSTAR”, con todo lo que significa, comenzando por la imagen misma, ni más ni menos: Cabello largo, desenfado como mandamiento en sus días, confianza ante lo absoluto como quien bromea con un familiar, chanzas con la vida y la muerte mismas… Y sentir que los excesos no son más que atribuciones obligadas del oficio mismo que se ostenta: ROCKSTAR.

Entre ellas, llevar un nombre rock’n’roll es de ley… ¿y qué mejor apellido que MICHAELS? Suena bien, aquellos que lo usaron como un “stage name” le sacaron un brillo inusitado, aún sin ser rockeros, es de grata recordación siempre… ¿porqué no? Bueno, mi apellido verdadero es “Cuba”, y siento que primero debería sacarle el brillo que se merece. Pero, si pudiera renacer como un músico de rock (ojo, “músico” de rock), sin dudarlo me pondría el “Michaels”.

Al menos, si renaciera como sudamericano otra vez, me pondría “GIARDINO”, que es un apellido (real, eso sí) que creo puede hacerle frente a “Michaels”. De todos modos, con uno u otro apellido o nombre o lo que sea, tendría que ser un verdadero monstruo en técnica. “Michals” no es un nombre que pudiera llevar cualquier persona…

Egoísmo / Me aventuro a extrañarte

EGOÍSMO / ME AVENTURO A EXTRAÑARTE

Miro tu rostro más bello que nunca.

Y no podría mentirte

si alguna vez pudiera decirte,

frente a frente, que

extraño tu mirada

severamente dulce.

Deseo, como cuando recuerdo

tu gesto torcido ante mis travesuras

y tu censora voz de conciencia,

como ninguna, creo, se quiebran

cuando tus ojos te traicionan

y se visten de rojo rubor

como pidiendo perdón

por incurrir en el vicio

de haber querido

a un insano como yo.

Ojalá pudiera haberte

contestado sin manías,

sin más sueños que

los que a diario me prodigabas,

los mismos con que me arrullabas

sin fin durante tantos días.

Ojalá pudiera haberte

adorado como al sol

poniente en mi horizonte,

como a mi meta final,

mi sueño total.

No tengo derecho ya a reclamarte.

No. Y si aún se me fuera la vida

creo que ya es vano pensar, diría,

y que no hay otro remedio

que soñarte.

Tan sólo veo tu imagen en una foto

y es la misma de todos los días.

Y no sé que sería, desde hace poco,

que siento el atroz castigo

de haberte hecho ir.

Una lágrima muda es lo único,

la medida de este oasis de recuerdos.

Ya he sido muy canalla en dejarte,

y no soy menos, al estar lejos,

por palpar mi egoísmo

de tan sólo mencionarte.

Me aventuro a extrañarte.

Te veo tan linda y tan triste,

y así miro tu rostro en esa foto,

y diré que ya no más… y otra vez más…

Roberto Cuba

01/08/2010

PD.-Yo también tengo un corazón, aunque lo maltrate y maltrate el tuyo.

CANTAR EL “SOMOS LIBRES” CON CAPOEIRA

Una de las veces que más me emocioné cantando el “Somos Libres” en toda mi vida fue en un batizado de Capoeira, en el Circolo Sportivo de Pueblo Libre hace algunos años. Estaba en el paso a la corda verde claro (y tengo que retomarlo) cuando estaba en Candeias. Vinieron de Brasil Mestre Suíno, Mestre Sarará (con quien tuve el gusto de jogar en la roda) y dirigiendo todo estaba Professor Javali, lo máximo. También estaban invitados de Sul da Bahía entre otros grupos.
En la clausura del evento se tocó el Himno Nacional del Brasil, a son de Berimbau y atabaque, instrumentos infaltables en toda roda de Capoeira. Los brasileños lo cantaron con emoción y solemnidad. Yo seguí la melodía del himno porque lo conozco (y no sólo por ver fútbol). Cuando se tocó el Himno Nacional del Perú, al inicio hubo la solemnidad que tenía que estar. Sin embargo, después de jogar Capoeira tan bacán, el ánimo estaba tan alegre, y con los acordes de Capoeira sonando, de pronto empecé a moverme en mi sitio, llevado por el entusiasmo. Me imagino que habrá sido un sentimiento casi en simultáneo con otros, que también estaban haciendo lo mismo.
De repente todos empezaron a contagiarse, y luego a saltar y saltar. Los que llevaban los toques de Capoeira lo entendieron y aceleraron los toques. Todos nos envolvimos con eso en muy buena onda. La gente aplaudía contenta, los instructores iban de un lado a otra batiendo palmas, y al final de la canción terminamos levantando todos por lo alto al Professor Javali y haciendo vivas dentro de la tonada del Himno. Fue tremendo. ¡No recuerdo haber cantado el Himno Nacional con tanta alegría nunca en mi vida!
Creo que los peruanos deberíamos tomarlo todo con más alegría. La alegría andina es desbordante, como la amazónica, como la costeña. Y si en vez de una alegría marketeramente impostada sembráramos momentos como el que les acabé de describir, mantendríamos la cerviz siempre levantada como la cosa más natural del mundo. Mucho he escuchado aquí en Perú sobre los brasileños, su “hedonismo” y su “alegría desbordante”, mencionado como algo exótico, como una cosa que no es “decente” pero que al mismo tiempo envidiamos. El Perú ha sido ejemplo de asimilación de cosas malas, pero también de cosas buenas. Les digo que esa vez que canté el Himno Nacional del Perú al son del berimbau lo percibí como algo alegre y digno a la vez, en una nueva dimensión de la solemnidad, que es también sentir orgullo de algo. Siento que asimilé un valor brasileño en un momento peruano, sin dejar de ser peruano por cierto. Han habido muchas veces en las que me he sentido orgulloso y agradecido de ser peruano, pero en esa ocasión por primera vez me sentí REALMENTE BACÁN de ser peruano. Más pruebas: todo lo que se de idiomas, culturas, técnicas, tv, actuación, etc., los empecé a aprender aquí. ¡¡¡Aprendí Capoeira en Perú!!!
No sé a dónde me llevará la vida. De repente mis hijos crezcan aquí, en Brasil o donde sea, y aprenderán valores peruanos, brasileños o de donde sea se crien. Mis ancestros chulucanas y quechuas se cruzaron con gentes venidas de Europa, Asia y África y fusionaron sus valores aquí. Por eso esta lección la aplicaré doquiera mis hijos vean la luz. Y si es aquí y oyendo berimbau también, genial.
_._
A propósito de estas Fiestas Patrias en Perú, y con toda esa polémica del cambio de estrofa… Opino que nací libre y no tengo que someterme a nadie. Quizás si se cantara con esa actitud la segunda estrofa, todo sería distinto. Y aunque soy católico romano y creo en Dios, opino que no estoy de acuerdo con la estrofa que quieren que cantemos. ¿No que al César lo que es del César…? Y otra cosa, opino que las F.F.A.A. del Perú no deberían haber sacado esa mascota en el desfile. Algo fuera de lugar, tal como han venido haciendo las cosas estos últimos años.
Si Miguel Grau viviera en esta época… opinaría lo mismo, supongo porque se rebeló cuando vió algo que no le parecía correcto, y supongo también porque ahora hay más libertad de opinión que antaño, dicen…