Archivo de la categoría: telurica

Y se fue Telurica…

A una semana del cierre formal de Telurica.com… Bueno, no podía antes por tiempo y algunas obligaciones. Ahora no hay mucho que decir.

Todo tiene un ciclo, los medios también. Algunos especulan con nuevos proyectos de parte de Inventarte, la casa matriz del videblog.

Yo ya había terminado mi ciclo con Telurica.com el 2008, a casi dos años de creado el videoblog y con alguito más de 500 programas, la mayoría de los cuales los he redactado, editado, uno que otro dirigido, y generalmente, generado temas en conjunto con Raúl Bastante. Fue una etapa donde aprendí mucho. Y así discrepe de manera íntima o abierta con muchas cosas sobre cómo se maneja el micromundo de la denominada “cholósfera”, como mencioné en el video de la cena de despedida (que sale en el último programa), pasé allí dos años de mi existencia, y no digo esa frase así porque así. Me permitió hacer muchas cosas que puedo mostrar ahora. Y además ha permitido que varias propuestas que se le asemejan empiecen a destacar, cada una con un éxito distinto pero al menos el estilo era bien televisable.

Pero quizás, ahora la gente está avocada a conocer más contenidos más diversos. Hablar en internet sobre la internet misma es interesante, pero a estas alturas ya hay una serie de temas que han desbordado las conversaciones en torno a la red, todo se hace a través de redes y hasta ahora no he visto a la web 3.0 que se venía esperando. Quizás se quede por más tiempo del que se creía, pero al final, pasará, y la web 3.0, muy probablemente, sea muy diferente de lo que creían sus profetas.

Pero de momento, no pienso hablar de ello. Aunque en su día, eso pudo haberse tornado inevitable a la hora del lonche.

Ahora se dice mucho que el blog, definitivamente, ya fue. Demasiado epistolar para una masa que sólo puede dedicar concentración suficiente a mensajes como los del celular. No hay dedicación suficiente a largos textos, hay vocación por la inmediatez, etc., amén de otras cosas más. Dudo que haya un próximo concurso de blogs. Quizás de entren más al concurso de tuiteros o facebookseros, pero ello es más difícil de definir. La red recicla su lógica, sus reglas, su emisión y su digestión de contenidos…

No creo que haya un Telurica 2.0, como algunos expresaron por allí. O al menos, no como lo imaginan. El presente ya está en HD, 3D. ¿Cómo sería el futuro, entonces?

_._

Quiero agradecer a toda la gente que ha seguido el programa, al menos, a los que se acordaron de mí cuando salí. También a la gente que acogió a mi amigo Gustavo en la conducción. Por supuesto estoy agradecido de los amigos que conocí a través de los blogs, y cómo no, a Raúl Bastante y también a Javier Albarracín, por haber ideado y desarrollado el proyecto. A la gente de Inventarte, a los primeros en comentar los primeros programas. Y a la gente que de allí me vió en FAQTV. Gracias a todos.

Gracias.

¿Los blogs han muerto? Entonces, se murió el “sigue blogueando”. Total, pa’ lo que importa…

Daaaaale otra vez…

Toda la vida, desde que entré al mundo de los blogs, me habían dicho eso de que “los blogs son el futuro”, “que los blogs cambiaron mi vida”, “que si no estás en el ranking de Blogalaxia, no eres”. Pucha. Tanta vaina si algunos de los que se han roto la boca con esa frase ahora sólo twittean o facebooksean. Ya, lo que interesa es difundir una idea, un sentimiento o quieres compartir algo con alguien, y para ello cualquier medio es válido, sea escrito, hablado, en soporte analógico o electrónico, como quieras.

Sucede que ahora algunos “blogstars”, ya establecidos como “gurús” del mundo virtual peruano, ya hablan de la muerte del blog, que como ahora el Twitter se ha vuelto el medio de expresión de moda, bla, bla, bla. O sea, que después de haber estado en torno a una argolla que se basaba en la idea de “nosotros hemos llegado primero a los blogs y por lo tanto lo que decimos entre nosotros es mucho más importante que lo que tú podrías decir”, ahora ha mutado en “bueno, como nosotros sabemos de Internet, lo que decimos va a misa”.

Esa es otra idea como para decir que es aargolla, definitivamente, se mira al ombligo.

Como andan taaaaan ocupados en el microblogging ad Twitter pues ya no les interesa lo que otros pongan en sus blogs, parece…

¿Así que “blogger”, no?

Twitter, considero, es un medio.Como medio puede resultar interesante. No tengo Twitter, pero puede servirme si tengo una comunidad que puede estar pendiente de ello. Empero, odio el Twitter en cuanto se torna en la fatuidad por excelencia, todo por culpa de cierta periodista que para posteando hasta el hartazgo si tenia o no lápiz, que si estaba leyendo, que si estaba comiendo, etc. What are you doing? (¿Qué estás haciendo?) Webbing!!!!!

Esto es tanto como alabar, más que nunca, la forma por sobre el contenido. Si eres cool, todos los de tu círculo (tus amix de la clase o tus fans que siguen tus conciertos) asumirán que lo que hagas o pongas, puede ser cool. No sería inválido esto, pero pretender que todo lo que haces nos importa te leva a una sobreexposición que harta, sobre todo cuando no nos interesa estar al tanto. Es casi como spamear sobre tí mismo. Y twittear por el mero hecho de twittear puede ser bacán a veces… Pero es difícil ponerle límites a ciertas gentes.

Pero es un medio.

El Facebook es oootrooo. Me gusta más. Aprovechó y desarrolló muchas ventajas que la gente de Hi5 y Myspace no había considerado y allí lo tienen. Me parece bacán. A veces (cierta gente) aburre con sus aplicaciones, pero fuera de eso me engancha más.

¿Y?

¿Van a matar a los blogs, a los periódicos o la TV sólo porque esos tipos viven en el Twitter todo el día y el resto no?

¿Y cuando salga otra cosa…?

_._

Me recuerda a un comercial de 1997 en donde se promocionaba a una margarina que no necesitaba refrigerarse. Y tan chévere era eso que terminaban derribando un refrigerador. La acción de los (¿ex-?) “blogstars” me recuerda lo mismo: Tan bacán es estar en nuevos medios que ya no necesitas del blog. Y cuando nos hacían alabar los blogs, pues ya dabas a todo lo demás como obsoleto. ¡Obsoleta tu vieja!

_._

Y tanta vaina con “sigue blogueando”. Y me la creí. ¿Dónde fue todo eso? ¿Qué pasó con el periodismo ciudadano? Ahora muchos de los que denunciaban a los medios como “echados” están en esas empresas a las cuales denunciaban. ¿No que adopta un periodista? ¿No que solidaridad con Alvarez Rodrich? Hay medio mundo que se pregunta cosas así en sus blogs (Gran Combo, Malaspalabras, El Hígado de Aquiles, etc), pero claro, a los blogstars no les importa. Pucha, digo. Me la creí. No lo niego, algunos de esos blogstars a los cuales mencioné cuando era conductor en Telurica.com no me parecen malos chicos, pero caramba… Esto es demasiado.

“…LOS BLOGS SIRVEN PARA TODO, PUEDES PONER TUS RECETAS DE COCINA, AYUDAN A TU EMPRESA, PUEDES HACER LO QUE NO TE DEJARIAN EN OTROS MEDIOS, TE AYUDAN A CONSEGUIR CHAMBA, GANAS PLATA…”

Y yo, como un reverendo paparulo lo repetí y por un momento me la creí, como casi me trago lo de la Web 2.0, que Spencer es un entrevistador agudo, que Godoy es famoso, que cietos blogs son lo máximo en el ranking de Blogalaxia, aún cuando llevaban varios días sin postear nada o nada interesante…

¿Se murieron los blogs? Entonces ya no sigas blogueando.

Como estoy loco digo:

Deja que te vea. (Entra al archivo) ¡Ay, pobre blogstar! Yo le conocí, Horacio: era un hombre de una, ejem, gracia infinita y de una fantasía portentosa. Mil veces me llevó a cuestas alabarlo, y ahora, ¡qué horror siento al pensarlo!, a su vista se me revuelve el estómago. Aquí pendían aquellos post que yo he referenciado no sé cuantas veces. ¿Qué se hicieron tus denuncias, tus posts, tus campañas, tus rasgos de “buen humor“, que hacían prorrumpir en una carcajada a toda la argolla? ¿Nada, ni un solo chiste siquiera para burlarte de tu propia mueca? ¿Qué hace ahí el Morsa con la boca abierta? Vete a la laptop de mi dama, y dile que, aunque se ponga a bloguear como enferma, ha de venir forzosamente a esta linda figura. Prueba a hacerla reír con eso.

Ojalá nomás que esos jeropas ex-blogstars no pontifiquen twitteando de cómo hacerla en un tono porque allí sí los mato…