Los rankeados ya opinaron… y yo opino.

Ahora yo digo…

Yo digo: ¿vale la pena hacer cine en el Perú? Es una locura, pero es alucinante. Prefiero hacer cine que meterme a un banco con un terno, chantajeado por la necesidad de dinero en mi casa. Sé que yo y todos los directores, productores, actores y técnicos lo disfrutan haciéndolo, aún sabiendo que la apuesta es dura y difícil. No tienes ni el auto, ni la casa, ni la cámara ni una vara que te apoye aquí, porque estamos en Perú. No te alcanza ni para comprar Montana, pero a veces piensas que no estaría mal fumar Malboro de cuando en cuando. Llegas con deudas a fin de mes durante varios meses. Pero como diría mi abuelo… nah… mi abuelo no lo decía pero siempre disfrutó lo que hacía.

Anuncios

MICHAELS!

El apellido más rock’n’nroll que conozco, por encima de “CUBA” (cosa que hasta Fidel Castro debe estar reconsiderando). Definitivamente, el apellido más rockn’n’roll que sepa es… MICHAELS!!!!!

Y lo digo por dos hombres a los cuales me gustaría alcanzar alguna vez: Bret Michaels y Shawn Michaels.

Es un hecho que ninguno de los dos nació con ese apellido,sino que es parte de su “stage name”, y con ello se hicieron famosos y construyeron su identidad ante todo el mundo. Pero no me importa. Si alguna vez pudiera ser una estrella de rock y escoger con qué nombre pasar a la eternidad, incluiría un apellido como “M-I-C-H-A-E-L-S”. ¡Es que no hay apellido más rock’n’nroll sobre la tierra!

Primero, hablaré sobre el bueno de Bret. Nació como “Bret Michael Sychak“, pero se hizo conocido como vocalista de POISON, con el nombre de “BRET MICHAELS“, con su pléyade de groupies, sus fotos inyectándose insulina pareciendo otra cosa (un pequeño roce con el otro mundo, propio de un rockstar), su pelo largo y su actitud de pleno desenfado. Es alucinante su participación en “Rock of Love“. Pucha, cuántos no desearía tener apenas un poco de su fama y su sensatez para decir con quién quedarse y cómo comenzar su siguiente temporada en el reality. Wow! Sería poco menos que genial ser anglosajón y escoger un apellido así para su nombre artístico. Pocos pueden igualar un apellido así: Haggar, Van Halen, Bon Jovi… Pero si escoges para tu nombre algo que suene a ROCKSTAR, pues tienes que sonar como a ROCKSTAR. Y eso es lo que suena un “MICHAELS“.

Y aquí entra Michael Shawn Hickenbottom, a.k.a “SHAWN MICHAELS“. Pucha, quizás el luchador con quien más me he identificado en toda la historia: delgado, bajo en estatura comparado con otro monstruos de la WWE, técnico (dominador de las bases elementales y secretos del wrestling) pero, sobre todo, picón. Sí, picón, que no se da nunca por vencido, que nunca da un “me rindo” por respuesta, aún haciéndole el job a otro, que siempre vendió cara su derrota y que siempre ha dado grandes momentos Wrestlemania a todos. Perderme su última pelea en vivo es algo que hasta ahora no puedo perdonarme (bueno, estuve con una chica, pero nunca será excusa suficiente ante la despedida de un grande). Pero al menos vi una de las más grandes peleas de TODOS los Wrestlemania en vivo y en directo frente a Undertaker en Wrestlemania  XXV. ¡Wow! Y su último match fue un reflejo de los que nos gusta a los chicos que siempre quieren ganar y nunca perder: morir peleando, a lo macho, encarándole a su verdugo para luego salir del ring en medio del respeto absoluto por su entrega. De hecho su imagen pública fue un reflejo de su vida personal: antipático por momentos, impulsivo en otros, corajudo, hombre de familia ya más maduro, pero, sobre todo, un luchador en cuyo diccionario nunca estaba la palabra “perder” y que siempre ganaba por algún detalle polémico, pero nunca exento de técnica. Y por supuesto, bajo un stage name como “MICHAELS”. No en vano integró “The Rockers” en los 80’s.

Intrínseco a que suene bacán en cualquier idioma (porque lo es), “MICHAELS” debería ser un apodo digno para cualquiera que desee llevar el rock como insignia. Por lo tanto, debería vivir como tal, como un ROCKSTAR, de la manera más plena, llena de violencia, vicios y sexo en el escenario. No menciono las drogas porque drogarse arranca desde que uno fuma o toma. Y eso, en un rockstar, es muy, pero muy probable.

Quizás la única profesión que pueda compararse con la de un rockstar sea la de un actor, porque comparten virtudes y vicios parecidos. Sin embargo, el ROCKSTAR tiene un glamour que pocos actores pueden igualar, ya que ser un ROCKSTAR implica un peso distinto al intérprete teatral o cinematográfico, puesto que, creo, está destinado a ser un canal PERMANENTE de la conexión entre el artista, el público y “eso” que se suele denominar como “mensaje”. Aquel que desee cargar algo similar al ROCKSTAR deberá cargar con un peso similar, puesto que, ante su público, habrá de darlo todo de sí, vivir al máximo lo que significa ser un “canal” entre el público y la música, ejecutando lo que se llama “virtuosismo”, o lo que da lo mismo, técnica estudiada y ejecutada a plenitud, con conciencia de lo que se hace y que se disfruta haciendo por la técnica en sí. Pero, sobre todo, ser un ente que sea la personificación misma del DESEO. No hablo del “deseo” por algo así nomás. Simplemente es el “deseo”, que es como el “poder”, y que uno debe asumir como un pesado caballo al cual pretenderá manejar, pero que a la  larga terminará manejándolo a uno.

Cargar con algo similar a ser “ROCKSTAR” sólo implica vivir como un “ROCKSTAR” o emular al “ROCKSTAR”, con todo lo que significa, comenzando por la imagen misma, ni más ni menos: Cabello largo, desenfado como mandamiento en sus días, confianza ante lo absoluto como quien bromea con un familiar, chanzas con la vida y la muerte mismas… Y sentir que los excesos no son más que atribuciones obligadas del oficio mismo que se ostenta: ROCKSTAR.

Entre ellas, llevar un nombre rock’n’roll es de ley… ¿y qué mejor apellido que MICHAELS? Suena bien, aquellos que lo usaron como un “stage name” le sacaron un brillo inusitado, aún sin ser rockeros, es de grata recordación siempre… ¿porqué no? Bueno, mi apellido verdadero es “Cuba”, y siento que primero debería sacarle el brillo que se merece. Pero, si pudiera renacer como un músico de rock (ojo, “músico” de rock), sin dudarlo me pondría el “Michaels”.

Al menos, si renaciera como sudamericano otra vez, me pondría “GIARDINO”, que es un apellido (real, eso sí) que creo puede hacerle frente a “Michaels”. De todos modos, con uno u otro apellido o nombre o lo que sea, tendría que ser un verdadero monstruo en técnica. “Michals” no es un nombre que pudiera llevar cualquier persona…

Egoísmo / Me aventuro a extrañarte

EGOÍSMO / ME AVENTURO A EXTRAÑARTE

Miro tu rostro más bello que nunca.

Y no podría mentirte

si alguna vez pudiera decirte,

frente a frente, que

extraño tu mirada

severamente dulce.

Deseo, como cuando recuerdo

tu gesto torcido ante mis travesuras

y tu censora voz de conciencia,

como ninguna, creo, se quiebran

cuando tus ojos te traicionan

y se visten de rojo rubor

como pidiendo perdón

por incurrir en el vicio

de haber querido

a un insano como yo.

Ojalá pudiera haberte

contestado sin manías,

sin más sueños que

los que a diario me prodigabas,

los mismos con que me arrullabas

sin fin durante tantos días.

Ojalá pudiera haberte

adorado como al sol

poniente en mi horizonte,

como a mi meta final,

mi sueño total.

No tengo derecho ya a reclamarte.

No. Y si aún se me fuera la vida

creo que ya es vano pensar, diría,

y que no hay otro remedio

que soñarte.

Tan sólo veo tu imagen en una foto

y es la misma de todos los días.

Y no sé que sería, desde hace poco,

que siento el atroz castigo

de haberte hecho ir.

Una lágrima muda es lo único,

la medida de este oasis de recuerdos.

Ya he sido muy canalla en dejarte,

y no soy menos, al estar lejos,

por palpar mi egoísmo

de tan sólo mencionarte.

Me aventuro a extrañarte.

Te veo tan linda y tan triste,

y así miro tu rostro en esa foto,

y diré que ya no más… y otra vez más…

Roberto Cuba

01/08/2010

PD.-Yo también tengo un corazón, aunque lo maltrate y maltrate el tuyo.

CANTAR EL “SOMOS LIBRES” CON CAPOEIRA

Una de las veces que más me emocioné cantando el “Somos Libres” en toda mi vida fue en un batizado de Capoeira, en el Circolo Sportivo de Pueblo Libre hace algunos años. Estaba en el paso a la corda verde claro (y tengo que retomarlo) cuando estaba en Candeias. Vinieron de Brasil Mestre Suíno, Mestre Sarará (con quien tuve el gusto de jogar en la roda) y dirigiendo todo estaba Professor Javali, lo máximo. También estaban invitados de Sul da Bahía entre otros grupos.
En la clausura del evento se tocó el Himno Nacional del Brasil, a son de Berimbau y atabaque, instrumentos infaltables en toda roda de Capoeira. Los brasileños lo cantaron con emoción y solemnidad. Yo seguí la melodía del himno porque lo conozco (y no sólo por ver fútbol). Cuando se tocó el Himno Nacional del Perú, al inicio hubo la solemnidad que tenía que estar. Sin embargo, después de jogar Capoeira tan bacán, el ánimo estaba tan alegre, y con los acordes de Capoeira sonando, de pronto empecé a moverme en mi sitio, llevado por el entusiasmo. Me imagino que habrá sido un sentimiento casi en simultáneo con otros, que también estaban haciendo lo mismo.
De repente todos empezaron a contagiarse, y luego a saltar y saltar. Los que llevaban los toques de Capoeira lo entendieron y aceleraron los toques. Todos nos envolvimos con eso en muy buena onda. La gente aplaudía contenta, los instructores iban de un lado a otra batiendo palmas, y al final de la canción terminamos levantando todos por lo alto al Professor Javali y haciendo vivas dentro de la tonada del Himno. Fue tremendo. ¡No recuerdo haber cantado el Himno Nacional con tanta alegría nunca en mi vida!
Creo que los peruanos deberíamos tomarlo todo con más alegría. La alegría andina es desbordante, como la amazónica, como la costeña. Y si en vez de una alegría marketeramente impostada sembráramos momentos como el que les acabé de describir, mantendríamos la cerviz siempre levantada como la cosa más natural del mundo. Mucho he escuchado aquí en Perú sobre los brasileños, su “hedonismo” y su “alegría desbordante”, mencionado como algo exótico, como una cosa que no es “decente” pero que al mismo tiempo envidiamos. El Perú ha sido ejemplo de asimilación de cosas malas, pero también de cosas buenas. Les digo que esa vez que canté el Himno Nacional del Perú al son del berimbau lo percibí como algo alegre y digno a la vez, en una nueva dimensión de la solemnidad, que es también sentir orgullo de algo. Siento que asimilé un valor brasileño en un momento peruano, sin dejar de ser peruano por cierto. Han habido muchas veces en las que me he sentido orgulloso y agradecido de ser peruano, pero en esa ocasión por primera vez me sentí REALMENTE BACÁN de ser peruano. Más pruebas: todo lo que se de idiomas, culturas, técnicas, tv, actuación, etc., los empecé a aprender aquí. ¡¡¡Aprendí Capoeira en Perú!!!
No sé a dónde me llevará la vida. De repente mis hijos crezcan aquí, en Brasil o donde sea, y aprenderán valores peruanos, brasileños o de donde sea se crien. Mis ancestros chulucanas y quechuas se cruzaron con gentes venidas de Europa, Asia y África y fusionaron sus valores aquí. Por eso esta lección la aplicaré doquiera mis hijos vean la luz. Y si es aquí y oyendo berimbau también, genial.
_._
A propósito de estas Fiestas Patrias en Perú, y con toda esa polémica del cambio de estrofa… Opino que nací libre y no tengo que someterme a nadie. Quizás si se cantara con esa actitud la segunda estrofa, todo sería distinto. Y aunque soy católico romano y creo en Dios, opino que no estoy de acuerdo con la estrofa que quieren que cantemos. ¿No que al César lo que es del César…? Y otra cosa, opino que las F.F.A.A. del Perú no deberían haber sacado esa mascota en el desfile. Algo fuera de lugar, tal como han venido haciendo las cosas estos últimos años.
Si Miguel Grau viviera en esta época… opinaría lo mismo, supongo porque se rebeló cuando vió algo que no le parecía correcto, y supongo también porque ahora hay más libertad de opinión que antaño, dicen…

Aquí sí se come bacán. Y no me vengan co

Aquí sí se come bacán. Y no me vengan con vainas… ¡EL HOMBRE PERUANO SIEMPRE HA COMIDO SU PLATO BIEN TAYPA, CARAJO! xD

Los amantes: Teoría y práctica del amor escondido. (Via Supay-666)

*Este debe ser el mejor post que he leído en tiempo. Me gusta porque lo que dice es algo que parece ideal pero es real: Una pareja de amantes ejerciendo es algo a la vez romántico, carnal, sexual, sensual, aventura… Con ustedes, el ensayo de Luis J. Torres, “el Supay”: “Los amantes: Teoría y práctica del amor escondido”.

Los amantes: Teoría y práctica del amor escondido.

No cualquiera puede ser amante, es un trato con uno mismo y con la otra persona, es la promesa constante de hacer feliz, de estar siempre allí,  de hacer sonreír. Ser amantes es brindarse un amor desinhibido, es, en palabras de Sir Oscar Wilde: el amor que no quiere decir su nombre.

Son justamente estos amores los que dan vida a aquellos y aquellas que se pensaban fríos y sensatos. Estos amores siempre en juego son el lado oscuro de la luna, son el aceite que hace girar la rueda del progreso, son la vela encendida en la oscuridad del hogar, en el frio de la cama.

Los amantes son los que se obedecen por fin a si mismos, los que escuchan recién a sus cuerpos y a sus almas. Son ejemplos  de civilización humanista, la negación de la maquina y de la álgida razón. Es, la negación de lo establecido, una revolución del espíritu, una lucha por los derechos a el placer y la satisfacción. Es atreverse a cambiar todo lo conocido y acostumbrado.

Pero, es también volver loco de placer al otro en ese juego eterno y constante, pero siempre cambiante, jamás aburrido, que es el abrazo perfecto.

Ustedes no quieren palabras sensatas cuando se habla de los amantes, quieren pasiones desbordadas, escenas increíbles de destreza y técnica, de resistencia y potencia, de alquimia sexual.  Los amantes son más que eso, hablare de los amores furtivos, los amores negados y que son los más disfrutados, que son fuertes por la fuerza que produce lo difícil de su situación. De lo excitante que es amar así por lo que entraña el peligro de ser descubiertos. De esconderse y amarse profundamente, desesperadamente, ese aprovechar las pocas horas que se tienen juntos para poder besar esos labios que esperaron pacientemente, languideciendo de calor y deseo ante esa persona que si nos despierta calores terribles, tropicales. Calores que no apagan ni siquiera los inviernos mas crudos ni las ocupaciones mas cansadas, amantes que se imaginan durante la vigilia, que se translucen por entre los rayos de sol y que se sueñan en las noches de luna y estrellas.

Los amantes no duermen jamás, ellos esperan, sueñan siempre con un próximo encuentro y sus labios buscando los labios del amado, besando el aire o la almohada, esperando que algún dios sea benévolo y cumpla el milagro del encuentro y el extravió. Para la unión completa y total de espíritu y  materia, de sudor y saliva, de pericia y paciencia.

Ellos no han de ser jamás egoístas, ambos se buscan en el otro, y mientras retozan y retuercen, ambos se buscan en la mirada y tratan de ver su reflejo en los ojos ansiosos y excitados. No pueden permitirse que esos escasos momentos se pierdan y por eso dan todo de si para que todo sea perfecto. No anteponen jamás su placer, buscan el máximo placer de su compañera o compañero, por que saben que en el placer de la otra persona esta la clave del amor verdadero, y por eso saben que el verdadero nirvana reside en las emociones que despiertan y en las sensaciones que hacen florecer. Ellos no pueden ser egoístas, ambos tratan de dar el máximo placer que la carne y la imaginación puedan darse y por eso mismo aplican toda su sapiencia y control, toda la armonía necesaria para lograr el ideal; el abrazo perfecto y profundo que se desencadena en ese vendaval, ese remolino y ese mareo, en ese grito ahogado,  oh, como dicen en Paris, esa sabio pueblo de amantes inmemoriales, buscar Le petit mort.

Pero, no, no piensen mal, ellos ha sido estigmatizados por los que no sonríen, por los reprimidos, por las sociedades aburridas, por las hipócritas.

No son solo copula y éxtasis, no, desengáñense, no todo es solo una unión salvaje y continua, no, ellos se quieren de la manera en que deberían quererse todos, pensando siempre en que la otra parte no sufra ni padezca por nada ni por nadie. Haciendo que esas horas o días que estarán juntos sean casi eternos, haciendo que cada segundo valga la pena y que cada palabra sea un poema. Observando el sueño y velando su descanso, esperándolo con una gran sonrisa y ofreciéndole sus amorosos brazos abiertos, el cabello limpio y perfumado de incienso y mirra, de especias orientales y rosas recogidas en la tarde.

Ellos sufren, y de ese dolor terrible es culpable el destino, ellos, ellos no tienen la culpa de estar ya casados, o con hijos. No tienen la culpa de haber encontrado a sus almas gemelas en tiempos diferentes, en otras latitudes, en países exóticos, en mares extraños. El destino es el que hace que conozcan sus amores en años diferentes, en tiendas de libros, en bares alegres, en hoteles de paso.

Se aman, y su amor tiene el encanto de las calles que ellos cruzan fuertemente abrazados. A veces, temiendo ser reconocidos, y entonces ellos se van, a paso rápido, donde su amor no sea interceptado, y ya solos, explotan en besos y miradas, y se buscan las bocas envolviéndose las lenguas en capullos de seda y corales. Se acarician, se observan detenidamente, como si temieran cerrar las pestañas y perder esa imagen adorada. En la cama de hotel, en la cama desordenada, el le canta viejos boleros, baladas, romanzas. Ella le habla con cariño infinito en lenguas desconocidas, mientras saborea su piel con los dedos, recorriéndolo palmo a palmo, como haciendo un mapa de su cuerpo, como para reconocerlo hasta en las noches mas oscuras.

Los amantes pueden ser de diferentes países, de colores y lenguas, pueden pensar diferente, pero nada de eso logra impedir que ellos se busquen ávidamente, que se extrañen y se esperen, no hay distancia para los hilos de plata que se trazan entre ellos, no hay razón que valga para su amor de adolescentes, por que no importa que edad tengan, ellos siempre serán dos niños que se necesitan como solo un niño y una niña pueden necesitar de un abrazo y un te quiero.

No importa cuantas vidas o parejas estén en su pasado, el amado siempre será el primero, y, en sus corazones, serán también los últimos, y los únicos de ese universo que es la vida de una mujer y un hombre enamorados.

Amantes, hombres y mujeres acoplados perfectamente, en el abrazo perfecto, unidos en un solo corazón, latiendo a la distancia, haciendo planes de encuentros, de besos volados, de cartas ardientes, de deseos lejanos.

Los amantes, tocándose los dedos bajo las sabanas, mirándose profundamente, sabiendo que quizás esa sea la última vez que se ven.

Lloran a escondidas, lamentando no poder ni siquiera rozar una mano, apreciar quizás, su imagen a lo lejos. Por eso urden planes, trazan planos, fijan horas, buscan excusas, escapan por unos días. Las miradas cómplices de los hosteleros los acogen. Afuera, la ciudad gris camina su paso cansado, con su suave garua humedeciendo las aceras y avenidas.

Dentro del hotel, un hombre y una mujer están absortos en su ritual mágico, adorando el Lingan y el Yoni, Tantra de los sentidos, de los despertares. Yoga del aire, del cielo, de la tierra. Buscando los ángulos no buscados, reencarnándose en los Nirvanas del mareo y la maestría del beso de kamala, ahogándose en el Kundalini, alimentando la serpiente mágica del orgasmo continuo.

Oh, divinos amantes siderales, oh incansables centauros de los caminos, oh bellas ninfas de los ríos, princesas europeas e Incas citadinos. Le escribo a la que esta lejos, a la que suspira, tan dulce y ardiente, y de pies fríos.


25 julio de 2010 – Luis J. Torres

¡¡¡GRACIAS URUGUAY!!!!

Si no te conmovió todo lo hecho por el conjunto charrúa en Sudáfrica, no sabes vivir el fútbol…

Sólo decir que Uruguay ha sido puro corazón este Mundial, hasta el último momento. Efectivamente, nunca se dio por vencido ni aún vencido. Murió en su ley. Murió de pie.

Comentarios al paso: De los tres europeos que quedan (porque mañana recién se ha de jugar la otra llave, la de Alemania-España), queda simpatizar por Holanda por el buen juego desplegado a lo largo del torneo. Entre las selecciones de Europa, admiro desde siempre a Holanda por su juego elegante y eficaz. Pero en esta ocasión sólo podré decir que “simpatizaré”. No significa que voy a hinchar como lo hice por Argentina o Uruguay porque ellos antes que cualquier otra selección en Sudáfrica. Quizás a los naranjas se les haga lo de “a la tercera…”.

Además, me parte el corazón que al Maestro Oscar Washington Tabárez le haya ocurrido esto justo en el Día del Maestro. Ese apodo de “el Maestro” no es por gusto. Él, paralelo a su actividad como futbolista y luego como entrenador, tuvo por vocación la docencia. Era profesor de colegio. No es gratuito ese carisma, esa sencillez y esa cultura que también ha sabido aplicar en los equipos que dirige. Al menos con este Uruguay, como dijo: “me daban por muerto” y acabó clasificando a semifinales. Tengo una sensibilidad especial con los profesores: Soy hijo de una profesora de colegio estatal, y ni qué decir de “Los Profesores”, la obra que más veces he representado en mi corta carrera actoral y a la que le debo mucho.

¡Aplausos al equipo que llenó de emoción y alegría al pueblo en los cinco continentes con su entrega! ¡Gracias por ese corazón, celestes! ¡Gracias Forlán y gracias Maxi por esos golazos! ¡Gracias, Tabárez! ¡Tus guerreros lo han dado todo en tu día, Maestro! ¡GRACIAS!