Archivo de la etiqueta: Peru

Los rankeados ya opinaron… y yo opino.

Ahora yo digo…

Yo digo: ¿vale la pena hacer cine en el Perú? Es una locura, pero es alucinante. Prefiero hacer cine que meterme a un banco con un terno, chantajeado por la necesidad de dinero en mi casa. Sé que yo y todos los directores, productores, actores y técnicos lo disfrutan haciéndolo, aún sabiendo que la apuesta es dura y difícil. No tienes ni el auto, ni la casa, ni la cámara ni una vara que te apoye aquí, porque estamos en Perú. No te alcanza ni para comprar Montana, pero a veces piensas que no estaría mal fumar Malboro de cuando en cuando. Llegas con deudas a fin de mes durante varios meses. Pero como diría mi abuelo… nah… mi abuelo no lo decía pero siempre disfrutó lo que hacía.

CANTAR EL “SOMOS LIBRES” CON CAPOEIRA

Una de las veces que más me emocioné cantando el “Somos Libres” en toda mi vida fue en un batizado de Capoeira, en el Circolo Sportivo de Pueblo Libre hace algunos años. Estaba en el paso a la corda verde claro (y tengo que retomarlo) cuando estaba en Candeias. Vinieron de Brasil Mestre Suíno, Mestre Sarará (con quien tuve el gusto de jogar en la roda) y dirigiendo todo estaba Professor Javali, lo máximo. También estaban invitados de Sul da Bahía entre otros grupos.
En la clausura del evento se tocó el Himno Nacional del Brasil, a son de Berimbau y atabaque, instrumentos infaltables en toda roda de Capoeira. Los brasileños lo cantaron con emoción y solemnidad. Yo seguí la melodía del himno porque lo conozco (y no sólo por ver fútbol). Cuando se tocó el Himno Nacional del Perú, al inicio hubo la solemnidad que tenía que estar. Sin embargo, después de jogar Capoeira tan bacán, el ánimo estaba tan alegre, y con los acordes de Capoeira sonando, de pronto empecé a moverme en mi sitio, llevado por el entusiasmo. Me imagino que habrá sido un sentimiento casi en simultáneo con otros, que también estaban haciendo lo mismo.
De repente todos empezaron a contagiarse, y luego a saltar y saltar. Los que llevaban los toques de Capoeira lo entendieron y aceleraron los toques. Todos nos envolvimos con eso en muy buena onda. La gente aplaudía contenta, los instructores iban de un lado a otra batiendo palmas, y al final de la canción terminamos levantando todos por lo alto al Professor Javali y haciendo vivas dentro de la tonada del Himno. Fue tremendo. ¡No recuerdo haber cantado el Himno Nacional con tanta alegría nunca en mi vida!
Creo que los peruanos deberíamos tomarlo todo con más alegría. La alegría andina es desbordante, como la amazónica, como la costeña. Y si en vez de una alegría marketeramente impostada sembráramos momentos como el que les acabé de describir, mantendríamos la cerviz siempre levantada como la cosa más natural del mundo. Mucho he escuchado aquí en Perú sobre los brasileños, su “hedonismo” y su “alegría desbordante”, mencionado como algo exótico, como una cosa que no es “decente” pero que al mismo tiempo envidiamos. El Perú ha sido ejemplo de asimilación de cosas malas, pero también de cosas buenas. Les digo que esa vez que canté el Himno Nacional del Perú al son del berimbau lo percibí como algo alegre y digno a la vez, en una nueva dimensión de la solemnidad, que es también sentir orgullo de algo. Siento que asimilé un valor brasileño en un momento peruano, sin dejar de ser peruano por cierto. Han habido muchas veces en las que me he sentido orgulloso y agradecido de ser peruano, pero en esa ocasión por primera vez me sentí REALMENTE BACÁN de ser peruano. Más pruebas: todo lo que se de idiomas, culturas, técnicas, tv, actuación, etc., los empecé a aprender aquí. ¡¡¡Aprendí Capoeira en Perú!!!
No sé a dónde me llevará la vida. De repente mis hijos crezcan aquí, en Brasil o donde sea, y aprenderán valores peruanos, brasileños o de donde sea se crien. Mis ancestros chulucanas y quechuas se cruzaron con gentes venidas de Europa, Asia y África y fusionaron sus valores aquí. Por eso esta lección la aplicaré doquiera mis hijos vean la luz. Y si es aquí y oyendo berimbau también, genial.
_._
A propósito de estas Fiestas Patrias en Perú, y con toda esa polémica del cambio de estrofa… Opino que nací libre y no tengo que someterme a nadie. Quizás si se cantara con esa actitud la segunda estrofa, todo sería distinto. Y aunque soy católico romano y creo en Dios, opino que no estoy de acuerdo con la estrofa que quieren que cantemos. ¿No que al César lo que es del César…? Y otra cosa, opino que las F.F.A.A. del Perú no deberían haber sacado esa mascota en el desfile. Algo fuera de lugar, tal como han venido haciendo las cosas estos últimos años.
Si Miguel Grau viviera en esta época… opinaría lo mismo, supongo porque se rebeló cuando vió algo que no le parecía correcto, y supongo también porque ahora hay más libertad de opinión que antaño, dicen…

Bemvindo, Rio 2016! E coisas que devemos aprender no Perú…

Río de Janeiro va a acoger las Olimpiadas 2016. Es alucinante. Dos años después del Mundial de Fútbol 2014, Brasil acogerá los Juegos Olímpicos. Y la verdad, eso es poder. Brasil es un país con grandes brechas sociales, siendo Río la muestra más saltante del contraste entre pobreza y progeso en grandes niveles.

Aquí está la declaración que Luis Inácio Da Silva “Lula”, Presidente dió a la prensa de su país. Escúchenlo y véanlo, de veras. No hace falta saber mucho portugués para entender la emoción de Lula y un mensaje que es clarísimo: Ha sido UN LOGRO NACIONAL, en donde todos sumaron fuerzas para una causa esgrimiendo un argumento interesante como que BRASIL NO ES UN PAÍS DE SEGUNDA CLASE.

¡Efectivamente! Brasil ha conseguido esgrimir para las Olimpiadas sus avances económicos, diplomáticos y deportivos. Y debe de ser una lección grata para nuestras cabezas de gobierno y para nosotros mismos, a dejar de mirarnos el ombligo. No nos amparemos en “Sudamérica tendrá una gran fiesta y pronto tendremos un Tratado con Brasil, país hermano, bla bla bla”. El triunfo es de los brasileños y bien conseguido.

Sólo voy a describir situaciones que suelo leer en las noticias sobre Perú y sobre Brasil, como un “Perú avanza” meets “Brasil Campeão”:

  • Aquí nos dicen que nuestra gastronomía prácticamente nos llevará al primer mundo , que nuestra economía es sólida y digna de envidia, que ya vamos por varios TLC’s. Brasil ya es una de las 10 primeras economías del mundo, superó su recesión y hasta ha hecho su club aparte con China, India y Rusia, el G4 o “Bric”. A las declaraciones en la prensa me remito: “Es el reconocimiento de que la economía brasileña muestra resultados más positivos y está creciendo más. También va a realimentar el proceso de crecimiento de Brasil. Lo va estimular todavía más“. (fuente)
  • Aquí aún insisten en que debemos basar nuestro progreso en actividades primarias. ¡Ja! Desde la primaria me vienen diciendo mis profesores que si Perú quiere salir adelante tiene que orientarse también a manufacturar y a exportar tecnología, a buscar otras fuentes de energía y a potenciar el conocimiento. Si el progreso sólo dependiera de la extracción petrolera en terreno nacional, Suiza, Finlandia y Japón serían países subdesarrollados. Ok, Brasil además extrae petróleo, pero no es la única industria que posee. Tiene la capacidad de desarrollar tecnología nuclear, amén de todas las manufacturadoras que tiene en su territorio. Revisen los componentes de sus PC’s y vean que algunos dirán “Industria Brasileira” junto a componentes “Made in China”  o “Made in Japan”. ¿Y Perú? La misma letanía de “Es un mendigo sentado…”
  • Los Juegos Olímpicos son un logro colectivo, o por lo menos, un logro bajo responsabilidad directa del Gobierno Brasileño y sus autoridades deportivas. Lo más cercano que el Gobierno Peruano ha conseguido al respecto es condecorar a Kina y a Sofía cuando ellas ya habían conseguido sus logros individuales con su plata. Como siempre, los logros individuales en Perú son ensalzados en un intento por suplir las carencias de logros como Nación.
  • Los Panamericanos 2015… Aquí nos quieren hacer ver que con nuestras pobres instalaciones deportivas y la falta de comunicación en nuestras autoridades vamos a organizar unos panamericanos como debe ser
  • OJO: El Perú tiene grandes campeones en disciplinas varias a nivel sudamericano, panamericanos y hasta mundiales. Particularmente, los peruanos somos buenos tirando mecha, tirando al blanco y jugando con astucia. Allí tienen medallistas en artes marciales, tiro en diversas categorías y ajedrez… Pero esa madera que tiene el peruano se está echando a perder por culpa del egoísmo de las autoridades.
  • Eso es contradictorio, si, además, vemos que nuestra tradición deportiva ha sido muy discreta. Grandes voleibolistas y expertos en tiro en las Olimpiadas, pero más allá nada. Brasil, más bien, es un país que suda tradición deportiva: tiene participantes en los Juegos Olímpicos de Invierno (¡Sí! ¡Y también existe nieve en Brasil!), es Pentacampeón de Fútbol, Campeón de Vóleibol, ha elevado sus cosechas en el medallero olímpico, etc. Y ni qué decir que le ha dado al mundo deportes autóctonos como el Jiu-Jitsu Brasileño y, sobre todo, la Capoeira.
  • Perú tiene Cusco, Machupicchu y una historia milenaria, pero aún seguimos viéndonos a nosotros como unos chicos pobres que precisamos de la buena voluntad del resto, sino, nunca vamos a salir, aún a pesar de tener recursos, historia, riqueza cultural… Brasil se ha venido construyendo. Lula nos dió una lección imperdible:
  • Lula: “Siempre pensé que había una cosa que le faltaba a Brasil. (…) Por haber sido colonizados teníamos la manía de ser pequeños, de no ser importantes”, sostuvo el viernes el mandatario, quien suele decir que el país, décima economía mundial y con 190 millones de habitantes, está conquistando el lugar que le corresponde. (fuente)
  • Es cierto. Mi madre, con todo lo que admira a la música y cultura brasileñas, siempre ha considerado que el Perú y los peruanos deberían reclamar también el lugar que les corresponde. Sin embargo, aún no hemos levantado del todo la humillada cerviz.
  • Además, con esto, Lula, definitivamente va a tener recordación bastante grata en el futuro. No es que de la noche a la mañana haya levantado su popularidad, pero ha sabido mantenerse con un buen promedio, con logros que todos perciben como reales. Por eso su actual 82% de aprobación (con lo de las Olimpíadas) no sorprende. Muy diferente de aquí, que con abrir un centro comercial o con empapelarnos la ciudad con la cara de Gastón Acurio ya nos quieren vender que estamos “bien”, que “vamos camino a la modernidad”, etc. Ojo con esto también, puesto que el Perú tiene una situación bastante más cómoda de la que pudo estar, pero esta “bonanza” que tenemos es una oportunidad que tampoco debemos desaprovechar. Los gobernantes no pueden dormirse en sus laureles, sean propios o conseguidos por administraciones anteriores.
  • Brasil, con el Mundial y los Juegos Olímpicos no va a terminar de solucionar sus problemas sociales, pero es una oportunidad de resolverlos en gran parte si no quieren perder la chance de mostrarse, al fín, como potencia. Perú tiene muchas lecciones que aprender del logro de Río 2016. Los peruanos pueden aprenderla y aplicarla aquí mismo, en su país, donde los necesita.

Por cierto, apuesto doble contra sencillo que la Capoeira va a ser un deporte de exhibición más que fijo en Río 2016, y eso no me lo quisiera perder 😀

PERÚ, CUIDATE DE TU PROPIO PERÚ (ENSAYO)

Este es un texto que alguien con quien comparto su amistad y que me ha alcanzado para publicarlo como post. No es de mi autoría, pero estoy de acuerdo con sus opiniones sobre una situación que está a punto de estallar, y estallará a menos que el Gobierno comprenda que no hay desarrollo sin respeto a la cultura y el modo de vida de los ciudadanos que debería de proteger.

Perú, cuídate de tu propio Perú

¿Cuántos somos? ¿Dónde estamos? Digo, ¿con cuántas personas en realidad podemos contar, aparte de nuestros padres o hermanos,  si es que podemos? ¿Por qué nos hemos perdido hasta el mismo respeto? Porque al ver las imágenes de los hermanos de la selva, al leer los decretos que se están imponiendo, al observar las huelgas que terminan en muerte, el sufrimiento  de los nativos, la furia de nuestros gobernantes, y la ignorancia de los demás pobladores, pues me pregunto : ¿Quiénes, entre todos nosotros, creemos realmente que somos un Perú unido?.

La indignación de ver por segunda vez un gobierno a mando de uno de los más nefastos presidentes que hemos tenido, que no ha aprendido de sus errores, y además el tener que bajar la cabeza y decir elegimos del mal el menor, pues da vergüenza, y de la propia: De aquella de la que no puedes escaparte porque te toca a tí mismo. Porque no puedes dejar de mirar la tormenta si se acerca, si toca tu puerta, si mata a tus vecinos, si los seres con los que has pasado una vida, una alegría, un dolor, una vivencia mueren frente a ti. ¿Callarías?

Esa tormenta no tocó a mi puerta y si no imagino siquiera que es una tormenta, mucho menos que es una huelga en provincia, como tampoco tener que pasar  hambre y frio como sucede en Puno, ni tener que pasar necesidades de falta de energía siendo en teoría el mayor benefactor (30 %) para mi pueblo. Para ser sinceros, no me hizo falta la educación, esa misma que no implementaron en ciertos lugares porque simplemente al gobierno no le parece prioritario que los “provincianitos”, “serranitos”, los “indiecitos subdesarrollados” aprendan de verdad.

Aunque muchos sabemos que estratégicamente no les conviene educar a nuestros pobladores en el interior del país para poder manejarlos a su antojo, incluso aquí mismo en la centralista Lima. ¿Y porqué? Para que no tengan frente de defensa, para que se los metan en la cartera con una casa de dulces y luego de engañarlos, la bruja venga y los quiera quemar para comérselos.

Tengo que decir, que no soy parte de la mucha injusticia que se esta cometiendo, aunque tengo la suerte de poseer algo de todo eso que a ellos les negaron, igual que unos cuantos millones de habitantes que existimos en nuestra lima tan generosa, la lima que siempre va creciendo con inversiones extranjeras y de la que dejamos poco a poco de tener poder de decisión PROPIO, (saga Falabella, Wong, Ripley, etc.). Y a muchos de esos cuantos millones, en verdad, les importa un carajo lo que pase con esta realidad, que es a muy su pesar su realidad TAMBIÉN, pero que sin embargo no se dan o no quieren darse por enterados de lo profundos y dolorosos que son los acontecimientos que se generan en nuestro país y apuntando aun mas en este momento a nuestros hermanos de la selva.

Y este es un momento trascendental porque de esto también depende el país, el estado de derecho y la amazonía que recibirán nuestros hijos.

Dos  compañeros de camino en la ruta todo Angamos, discutían de lo que acontecía, y a la única reflexión que podían llegar era esta: “ojala se acabe al toque el roche que hay en la selva y no hayan mas enfriados, para que no nos jodan tanto las huelgas”. Digo, el roche es que no hay quien los defienda, que quieren mediante un decreto de ley emitido y aceptado en mayoría por el Apra, hacer que toda zona en donde ellos vivan sea marcada como deforestada y así  utilicen zonas deforestadas, pero que queden con aptitud forestal para desarrollar actividades agropecuarias y al promover los monocultivos a gran escala en la Amazonía, especialmente aquellos orientados a la producción de biocombustibles. ES DECIR: “usen cualquier zona de la selva total ustedes pueden informar que en efecto esta deforestada, así vivamos allí y no contento con eso, quítenos la casa, nuestro modo de vida horticultor, sin protección para mi familia, a cambio de nada y encima a la fuerza”.

Es que les limpiamos el suelo a los cerdos, los pulimos, les damos de comer ¿y qué nos dan a cambio?  Su emisión de heces en nuestras caras. Y pregunto, ¿hay que decirles “gracias” por todo eso? ¿Gracias Alan? ¿”El Perú Avanza”? Cómo podemos avanzar, imponiéndonos la idea de necesidad absoluta del petróleo para nuestro progreso, si no aceptamos las necesidades que tenemos como nación, como lo son la nutrición y la educación en todos los aspectos, en todas las clases sociales.

O es que acaso los ilustres señores del gobierno y demás jamás fueron adiestrados en sus escuelas de “gente bien” que los países que lograron salir adelante fueron aquellos que invirtieron en su educación. ¡No señor Presidente!, nadie le dice que se prescinda del tratado de libre comercio que ya acomodaron a nuestro país con calzador; no le pedimos que nos muestre las leyes que dejo sin vigencia para beneficiar esto; no le pedimos que nos de papeles donde diga que ustedes mandan y que ustedes saben lo que hacen porque tienen experiencia y estudio. Sólo les pedimos respeto y valoración de los derechos humanos. Que sean consecuentes de lo que dicen con lo que le hacen con su pueblo.

Si el Perú avanza, pues que avance de verdad, integrando a nuestros hermanos, dialogando con ellos, entendiendo las necesidades y derechos que ellos también necesitan hacer prevalecer. O es que quizá va a decirme que porque no aparecen en un censo (porque a los gobiernos no les interesa llegar hasta donde están, salvo en temporada electoral), ahora pueden desaparecer por arte de magia y manejarlos a su antojo. ¿Es que acaso no son parte de nuestro país?, ¿No viven sobre ese suelo, que es nuestro y también de ellos, de todos los nacidos en el territorio del Perú? ¿No hay funerales para ellos, además de los policías que enviaron como carne de cañón?

No le vamos a decir que no es buena idea el que haga este proyecto, más bien le preguntamos: ¿Era realmente necesario? ¿El Perú no tiene nada mas que ofrecer?, implementando educación en todo el Perú,¿acaso no nacerían nuevos puestos de trabajo?, ¿ el esfuerzo no se empieza todos juntos y tirando parejo? Y si se piensa llevar a cabo su proyecto, ¿no sería justo también escuchar sus voces?, ¿Que realmente tengan una información completa y beneficios, pros y contras acerca de este proyecto?, ¿no son también habitantes que viven ahí hace muchísimos años?

¿Qué debemos hacer? Decirles, “tranquilícense esto es por el país”. Pues no lo harán ahora, peor cuando matan a tanta gente a su alrededor, gente que podría ser el primo del presidente, el hijo de la ministra, el serenazgo de la esquina o el hijo de mi empleada. Pero mientras que a ciertos privilegiados no les toquen ni los mechones retocados con tinte, la cruda verdad es que no van a inmutarse. Como pasó con Tarata, y tuvo que ocurrir algo aquí, en Lima, para sentir que el Perú tenía esa crisis y que nos podía matar a todos.

Total, un par de balas más, un incendio por ahí y para los desechos una bolsa negra para que no vean la carnicería que llevan dentro, de gente que no existe, porque no tienen papeles, gente que no opina porque no tienen el derecho, gente “desadaptada” porque crea huelgas al no ser escuchadas, gente agresiva porque el gobierno que debería dialogar con ellos prefirió matar a sus hermanos, gente que no quiere cooperar porque no se dejan pisar el poncho, gente que no tiene el menor miedo de morirse porque saben que habrán hecho lo correcto por sus hijos y la selva en donde siempre han vivido. ¿Tienen derecho o no? O dejemos que estos “revoltosos” gasten sus gargantas y derramen su sangre hasta que se cansen y jamás sean escuchados, como siempre suele suceder aquí… hasta ahora.

¿Qué es el poder? De todas las  formas, el uso más habitual del término refiere al dominio, imperio, facultad y jurisdicción que alguien tiene para ejecutar algo o mandar. Entonces, ¿dónde nos quedo ese poder? ¿Dónde perdimos esa facultad?, ¿donde perdimos ese dominio de nosotros mismos? ¿Hasta cuando vamos a ignorar que los funcionarios públicos son elegidos por nosotros? ¿Democracia, poder del pueblo?

Cuando te manden información acerca de los hermanos de la selva, cuando te quieran informar, ¿Qué vas a decir? ¿“si pronto van a salir, yo acá no puedo hacer nada”?

Si de hecho se llama Perú, con P de patria, ¿qué pasa con las demás letras? La e del ejemplo, ¿la pondrá Alan?, la R de rifle, ¿la pondrá el Ministerio del interior?, La u de la unión, ¿la pondremos nosotros?


K M  J D

Crítica: LA MUERTE DEL ATENEO INMORTAL

Nota: Esta es la crítica que ha realizado el actor y director teatral Fernando Montenegro acerca de la puesta en escena de una obra del conocido dramaturgo Sergio Arrau. El texto ha sido publicado originalmente en el blog “El Oficio Crítico“, del actor y periodista Sergio Verlade, donde ha recibido dos comentarios. Al finalizar este artículo expondré mi breve apreciación como actor y espectador de esta obra.

ateneo inmortal
La muerte del ateneo inmortal

Elenco: Jane Yogi, Sergio Velarde, Eileen Céspedes y Julio Navarro
Dramaturgia y dirección: Sergio Arrau

Que una obra dependa de la invasión al público para poder desarrollarse, me parece, desde ya, un pésimo punto de partida como dirección, sin embargo el oficio y talento de los bien elegidos actores (los cuatro intachables, caracterización, interpretación, composición) hace que la obra funcione. El problema no está en la mala dirección, ni la ausencia de luces o música, sino en el mismo texto.

Un autor responsable habla de si mismo, pero cuando empieza a hablar del otro, sin conocerlo, merece ser sepultado. Según la obra “La muerte del ateneo inmortal” no hay nada que aprender del hombre provinciano solo por el pecado de no conocer Lima. Eso lo demuestran los personajes “Gualberto” y “Eleuteria” que lejos de ser plasmados como inocentes, son irracionales provincianos que mientras más cultos quieren ser, más se les retrata como bestias. ¿Es eso lo único que conoce del Perú el Sr. Arrau?

El ridículo limeño “Sócrates” dictará una conferencia, antes de empezar lo interrumpen y nunca más sucede nada. Este escaso argumento es rellenado por textos que solo resaltan la barbarie mental de los provincianos y la incapacidad del limeño. El mensaje es el siguiente señores: “De la provincia o de la capital, los peruanos dan risa” acotemos que el inspirado autor no nació aquí. Y claro, la obra es una comedia sobretodo para él, pero que podría generar un drama en la platea si algún público perceptivo va a verla, ya que es una representación injusta, y a uno lo hace preguntarse, si quiere crear un personaje torpe ¿Por qué sacrificar el chullo peruano? Hay muchas maneras de hacer reír a la gente sin meterse con nadie.

Quizá mi interpretación sea riesgosa por tratarse de un autor respetado, y quizá el público no advierta lo mismo gracias al talento de los actores, pero me llama la atención que la obra se siga llevando a escena sin la objeción de nadie, ya que es claro, que existe un prejuicio racial dentro de ese caballo de Troya, y si no es así, creo que el autor debió molestarse en aprender un poco más de éste país antes de escribirla.

Fernando Montenegro

Director teatral

_._

Mi opinión personal sobre esta obra:

He visto y me he entretenido con esta obra, más que todo por el trabajo de los cuatro actores y su química en escena y la empatía con la que han capturado al público presente. Pero también debo decir que la crítica que el Sr. Montenegro expone ha sido contundente en cuanto a señalar la dramaturgia como el problema central, y bien se resume en la frase “caballo de Troya”.

Para empezar, la disfruté como público. Y en parte estoy de acuerdo con el modo en cómo se satiriza a los dirigentes en sí, pretendiendo aparentar ser más cultos de lo que en realidad son y que no deja títere con cabeza. En eso creo que hay consenso.

Sin embargo, lo que Montenegro señala es que es preocupante cómo quedamos nosotros ante nosotros mismos. Nos reímos, vemos retratados algunos de nuestros arquetipos… y no salimos de burlarnos de nuestros arquetipos, y parece que no tenemos más de dónde escoger.

Salvando las distancias, me recuerda a ciertos talk shows locales donde solía mostrarse a los hombres de una manera espantosamente maniquea: O son unos machistas abusadores y bestias, o eran unos cándidos que se dejaban pegar y sacar la vuelta por sus esposas. E igualito se les aplicará la pena o generarán pena, dependiendo de su perfil. Pero no se muestran más modelos de comportamiento masculino.

Del mismo modo, aquí nos reímos de nuestros defectos exagerados casi al límite, pero no vemos algo más nutritivo para nuestro imaginario. Y esta tendencia se suele dar en todos los niveles. No vemos más matices en la representación de nuestra gente. Y lo que hay que tomar con cuidado es la tendencia del texto a aglutinar los componentes provincianos casi a la prepo Por ejemplo, la mención de una cebichería de tipo costeño en un apartadísimo pueblo serrano, que no es de lo más típico ni lo más lógico, y sin embargo quien lo lea o lo vea y no esté familiarizado con nuestras referencias puede hacerse una imagen equivocada.

_._

De todos modos, es mejor ir a ver teatro independiente peruano de cuando en cuando. Nos vemos allí.